martes 2 de septiembre de 2014

Una pareja sortea su piso para huir de la hipoteca

Sergio y Mónica organizan una rifa de un piso en Andorra por el que pagan 2.000 euros cada mes al banco. En España este tipo de sorteos deben estar autorizados por Hacienda o las comunidades autónomas.

Sociedad | 08-07-2012

Anterior Siguiente

Mónica y Sergio, la pareja que sortea su piso en Andorra con los boletos de la rifa.

  • Mónica y Sergio, la pareja que sortea su piso en Andorra con los boletos de la rifa.
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto
sobre el autor

MANME GUERRA

Noticias relacionadas

Sergio y Mónica pasaban horas en vela dándole vuelta a la idea que ocupa la cabeza de una gran parte de los españoles: ¿cómo pagar la hipoteca y que aún quede algo de dinero para vivir? En una de sus conversaciones a Mónica le vino a la mente el vago recuerdo de una noticia que había leído. Un señor de Madrid sorteaba su casa para que no se la embargaran. Fue entonces cuando esta pareja afincada en Andorra decidió sortear el dúplex que tiene en el país vecino y por el que pagan 2.000 euros de hipoteca.

“La casa la compró mi novio con su expareja y aunque los dos trabajamos y por ahora podemos pagarla apenas nos queda dinero para otros gastos. Trabajamos para pagar la hipoteca y lo que queremos es tener un hijo”, relata Mónica al otro lado del teléfono. Tras madurar la idea decidieron ir a un abogado que les ayudó a redactar las bases del sorteo, legal en Andorra, y el pasado mes de marzo lo pusieron en marcha. Por ahora llevan vendidas casi la mitad de las 10.000 papeletas, que tienen un precio de 70 euros. El dinero que recauden lo destinarán a pagar la hipoteca de 600.000 euros y el resto lo utilizarán para pagar los gastos derivados del sorteo como el abogado, el notario o los boletos.

Mónica, bastante activa en Twitter para dar publicidad a la rifa, confía que un reportaje en alguna televisión nacional les proporcione un empujoncito con las ventas, ya que hasta que no consigan vender todos los boletos no se llevará a cabo el sorteo. Como fecha tope para la realización del mismo las bases recogen un año y medio desde el inicio. En caso de no llevarse a cabo Sergio y Mónica mantienen que devolverán el dinero invertido a los compradores, que, según asegura ella, provienen de sitios tan dispares como Abu Dabi o Caracas. Si bien, una amplia mayoría son españoles y en concreto catalanes.

Si el afortunado es español tendrá que pagar entre un 15% y un 53% del valor del piso en impuestos

La pareja publicita el sorteo como la posibilidad de tener una segunda residencia o un inmueble para poder venderlo por tan solo 70 euros. Sin embargo, una cosa es el precio de la papeleta y otra muy distinta la cantidad que deba desembolsar el afortunado Desde el Ministerio de Hacienda recuerdan que los ganadores de un premio -excepto de la Lotería Nacional,  Sorteo de la Cruz Roja y ONCE- tienen que pagar impuestos. En el caso en concreto de sorteos de este tipo entre un 15% y un 53% del valor del premio en función del tipo marginal de IRPF de la persona.

Aunque el sorteo del dúplex de Mónica y Jorge es legal en Andorra, para que este tipo de rifas cumpliera las leyes en España necesitaría una autorización del Ministerio de Hacienda o de la comunidad autónoma donde se celebrase. De hecho, la carencia del visto bueno de las administraciones ya acabó con la idea de otra pareja de sortear su piso para no tener que hacer frente a la hipoteca. En febrero de 2010, Alfredo y Ester tenían previsto llevar a cabo la rifa de una casa de 110 metros en Cataluña hasta que el Departamento de Interior de la comunidad lo prohibió y tuvieron que cancelarlo. La misma suerte tuvo Manuel, el señor de Madrid del que Mónica obtuvo la idea, que desistió de la idea al conocer los requisitos necesarios para que fuera legal y las tasas que tenía que pagar.

Al igual que algunos particulares hay empresas que han recurrido al sorteo para deshacerse del stock de pisos, aunque en lugar de hacerlo directamente regalaban las participaciones a las personas que habían comprado algún producto. Catalunya Caixa lanzó en 2011 una campaña en la que ofrecían a sus clientes la posibilidad de ganar una vivienda por cada 500 euros  que ingresaran en la entidad. Dos años antes, una promotora catalana regalaba un boleto para obtener un piso por cada placa calefactora que vendía por un importe de 75 euros.   

Top 3 Comentarios más votados

  • #4 Metesaca

    Y luego dirán que no hay gente ingeniosa en España que sabe sacarse las...

  • #1 civilibre

    Me parece una buena idea que no se deberia poner impedimentos

  • #2 twetter

    100 millones de pesetas por un piso. Y luego diran que es culpa de los bancos.