viernes 25 de abril de 2014

En La Zarzuela se defiende que el 'caso Corinna' es un asunto personal que solo afecta al Rey

Rajoy y Rubalcaba sellan un pacto de silencio sobre la crisis de la Corona al dictado de la Casa Real

El presidente y el líder de la oposición han acordado apuntalar la figura del Rey para reforzar la imagen de la Institución y, al mismo tiempo, taponar cualquier fuga de información relacionada con la princesa Corinna y su participación “en asuntos de Estado” que pueda terminar comprometiendo a la Corona. De la Casa real sale el mismo mensaje: el ‘caso Corinna’ “es una cuestión que afecta solo a la vida privada del Rey”.

Nacional | 06-03-2013

Anterior Siguiente
Foto:GTres

Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalaba, durante su última entrevista en La Moncloa.

  • Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalaba, durante su última entrevista en La Moncloa.
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

La imagen del Rey necesita ser apuntalada después del 'caso Urdangarín' y del 'caso Corinna' y el Gobierno y el PSOE han decidido colaborar de forma decidida en este empeño. Para comprender mejor el sentido del acuerdo sellado entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba después de abordar en privado la crisis de la Corona, es interesante conocer el prisma desde el que se intenta transmitir el problema en la Casa Real. A su jefe, Rafael Spottorno, se le ha escuchado responder en privado a un grupo de periodistas que le han preguntado por Corinna: “Pero…¿Por qué no os fijáis en el hijo de Alfonso XIII, ese que anda por ahí, por la calle? ¡Esta es una cuestión privada que solo afecta al Rey…!”. El presidente del Gobierno y el líder de la oposición han asumido al dictado este criterio y han decidido no mover un dedo que moleste a don Juan Carlos y contribuya a precipitar su abdicación mediante maniobras que puedan interpretarse en clave de presiones políticas.

"¿Por qué no os fijáis en el hijo de Alfonso XIII, ese que anda por ahí, por la calle?", le ha dicho Rafael Spottorno a un grupo de periodistas interesados por Corinna

Este rechazo a cualquier tipo de coacción es algo que se ha dejado claro desde el principio en el entorno del monarca. La decisión de destapar o no la sucesión en el trono es algo que solo compete a don Juan Carlos y en ningún caso el Rey estaría dispuesto a dar un paso de esta naturaleza movido por apremios políticos. "Es algo personalísimo", se advierte desde La Zarzuela.

El PP y el PSOE han interiorizado estos márgenes de actuación después de que Rajoy y Rubalcaba hayan abordado esta cuestión en privado. Fuentes de los dos grandes partidos confirman este pacto que se traduce, sobre todo, en guardar silencio sobre cualquier tipo de polémica que afecte a la crisis de la Corona y en no alimentar la erosión sufrida por la figura del Rey. Un dirigente socialista lo explica en estos términos: “Nosotros somos un partido de Gobierno, entrar en el debate sobre si don Juan Carlos debe abdicar o no sería, con independencia de la opinión de cada uno, pegarnos un tiro en la cabeza tal y como está en estos momentos el país”. Las mismas fuentes informan que Rubalcaba habla todas las semanas con el Rey, una razón de más para que, hace quince días, sintiera como un sablazo en el estómago que antes de enfrentarse a Rajoy en el debate de la nación, Pere Navarro (PSC) reclamara desde Cataluña la abdicación del monarca.

"Nosotros somos un partido de Gobierno,entrar en el debate sobre si don Juan Carlos debe abdicar sería como pegarnos un tiro en la cabeza tal y como está el país", asegura un dirigente del PSOE

La conveniencia de taponar todas las vías posibles de escape en este acuerdo de mutismo ha llevado al ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, a contactar con el diputado socialista Juan Moscoso, portavoz en la comisión mixta para la Unión Europea, para que el Gobierno y el PSOE trabajen al alimón y eviten posibles filtraciones que puedan llegar a resultar comprometedoras para los dos últimos Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, con Miguel Ángel Moratinos y Trinidad Jiménez al timón de la cartera de Exteriores, y para el actual Ejecutivo del PP. A Moratinos, ahora a sueldo del Gobierno de Qatar y con residencia habitual en Doha, le competería desarrollar sus encantos para mantener bajo rigurosa custodia las notas que pudieran conservar él y su antiguo equipo sobre los viajes que don Juan Carlos, acompañado de Corinna, realizó a los países árabes bajo palio diplomático para mediar en importantes contratos a favor de empresas españolas. Hay datos que ya se han filtrado y están siendo investigados por algunos grupos parlamentarios. Por ejemplo, el viaje que este séquito realizó en 2006 a Riad, donde fue recibido por el príncipe Al-Waleed de Arabia Saudí con la intervención estelar de la princesa en su papel de ‘consejera estratégica’.

Durante años, la princesa alemana participó en numerosas reuniones oficiales y también privadas que dejaron huella en las minutas de las embajadas españolas de los países que visitó cuando todavía no era vox populi ni su relación con el monarca ni su afición por la consultoría. Estos rastros podrían acabar saliendo a la luz si no opera la complicidad entre el PP y el PSOE que busca Margallo y que ha dado apariencia de franqueza a los desmentidos escuchados en los últimos días al propio titular de Exteriores, a la vicepresidenta del Gobierno, a Rubalcaba y hasta al ex ministro de Defensa José Bono, sobre la colaboración de Corinna en “asuntos de Estado clasificados” que ella misma desveló en un reciente publirreportaje publicado por El Mundo.

El ministro Margallo ha contactado con el diputado socialista Juan Moscoso para borrar el rastro de los viajes de negocio que la princesa alemana realizó junto al Rey a los países árabes

El más gráfico en este rosario de negativas ha sido Bono. Hace tres días, en declaraciones a Europa Press, fue muy directo: “El Rey no necesita intermediarios ni princesas alemanas, su prestigio se lo ha ganado él. Corinna es una insignificancia para el Estado, esta señora es paja. Cuando estuve de ministro de Defensa fui jefe de los servicios secretos y esta señora ni estaba ni se la esperaba. Después de escuchar lo que dice [en referencia a su entrevista en El Mundo] ni está, ni se la espera, ni se la quiere. Todo indica que es una campaña de salvaguarda personal. El Rey merece un respeto…”.

En medio de tanta tinta de calamar, la Mesa del Congreso acordó ayer citar el martes 19 al director de los servicios secretos, el general Félix Sanz, para que informe a puerta cerrada sobre el trabajo que la bella Corinna desarrolló para el Estado. “El trabajo que he realizado para el Gobierno español, cuando se me ha pedido, ha sido siempre delicado, confidencial. Son asuntos clasificados, situaciones puntuales que yo he ayudado a solucionar por el bien del país”, le dijo la princesa a la periodista Ana Romero.

"Corinna es una insignificancia para el Estado, esta señora es paja, ni está ni se la espera", ha llegado a decir de la princesa el ex ministro socialista de Defensa José Bono

Al margen de lo poco que cuente el director del CNI, el Gobierno tendrá que cubrir el expediente de contestar a las preguntas que le han dirigido Izquierda Plural y otros grupos menores. Los interrogantes son de este tenor: ¿Ha usado la noble alemana recursos del Estado y ha actuado como asesora estratégica del Gobierno?

“Enterrar el escándalo, por mucho pacto que haya, va a ser misión imposible. Hay morbo, sexo, dinero, espías y todos los ingredientes para que las llamadas a la responsabilidad institucional parezcan una broma”, reconocía ayer un veterano diputado socialista.

Top 3 Comentarios más votados

  • #7 SunTzu

    Vaya dos elementos los de la foto, siempre con acuerdos y pactos sucios para su...

  • #12 Saludos

    Si quiere vida privada que deje de ser Institución.

  • #6 Carlos9

    ¿Asunto privado con protección del CNI, guardia civil y policía nacional?...