miércoles 23 de julio de 2014

El ‘fenómeno Carromero’ sacude agosto: de asesor maldito al asalto a la presidencia de Nuevas Generaciones

Hasta ahora escondido en su puesto de Cibeles, por el que cobra 50.000 euros anuales, el dirigente del PP recurre a la prensa y a pesos pesados de su partido para propagar sin pruebas consistentes su condición de víctima de un “asesinato de Estado” perpetrado por los Castro. Carromero se cansa del silencio y revela sus ambiciones, para desespero de muchos militantes.

Nacional | 11-08-2013

Anterior Siguiente
Foto:VOZPÓPULI

Carromero, de fiesta este verano con amigos de Nuevas Generaciones.

  • Carromero, de fiesta este verano con amigos de Nuevas Generaciones.
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Llevaba siete meses –desde que lo extraditaron a España en enero- inmerso en un silencio sepulcral, solo perturbado en marzo por una entrevista con The Washington Post en la que inauguró una rara teoría de la conspiración que ahora, más de un año después del accidente, airea por los cuatro costados. Un año y 15 días han transcurrido desde que Ángel Carromero estrelló el coche que conducía en Cuba, segando la vida de los disidentes anticastristas Oswaldo Payá y Harold Cepero, hasta que denunció con altavoz a las autoridades de la isla por “asesinato de Estado” a doble página en El Mundo, el pasado 5 de agosto.

¿Qué ha ocurrido? De no asomar la cabeza fuera de las oficinas del PP en el Ayuntamiento de Madrid, donde ejerce de asesor a 50.000 euros por año, a dejarse entrevistar e incluso grabar por la televisión o a responder a todos los tuits que le dedican sus amigos pero, sobre todo, sus detractores. Carromero es actualmente vicepresidente de Nuevas Generaciones en la Comunidad de Madrid y, con mucho, el cachorro del PP más conocido a raíz del accidente. Quiere él que su próxima parada sea la presidencia de NNGG en Madrid y, por qué no, un escañito en el Congreso, la Asamblea o el Palacio de Cibeles: razón de peso para hacer mucho ruido y ganarse a los gerifaltes, empezando por el sector liberal que controla el PP de Madrid, para el que todo lo que emana de la Cuba de los hermanos Raúl y Fidel Castro huele a mendacidad.

Apoyo sin fisuras vs rechazo ciudadano

"Mi vida para bien o para mal acabó el día que viajé a Cuba", declaró esta semana a Antena 3, un comentario que genera sorna en la organización por inverosímil. La cruzada del PP de Madrid en defensa de Carromero la encarna Esperanza Aguirre (sobre este asunto guarda más prudencia el presidente de la Comunidad, Ignacio González); apoyo, el de Espe, del que el dirigente, 27 años, es consciente. Por eso se beneficia de él: son ya varias las fuentes de Nuevas Generaciones que insisten en que, por mucho que afirme lo contrario ante las cámaras, la idea que madura Carromero desde hace tiempo es encabezar, cuando corresponda, una de las listas para presidir la rama juvenil del PP madrileño; y eso es precisamente lo que les fastidia.

Internamente, el respaldo a Carromero no tiene fisuras, pero su hipotético salto a las instituciones parlamentarias se percibe como un elemento negativo que solo puede restar votos. De él sigue calando en la ciudadanía su fama de vividor y trepa antes que la de joven intrépido y libertario que fue a apoyar a la disidencia cubana con un visado de turista.

Blanco de 'tuiteros'

De hecho, no hay tuit suyo sin respuesta incómoda. Cuando un conocido corresponsal le envía un mensaje de ánimo y Carromero remacha “imagínate como alucino yo... Todavía hay dictaduras que están de moda :(“, alguien le responde: “@angelcarromero desde su twitter dice q flipa pq hay dictaduras de moda. El homicida y conductor temerario intenta dar lecciones”. En otra ocasión un retweet de un post en su defensa del periodista Hermann Tetsch recibe el siguiente comentario: “nooooo! No fue el Régimen Castrista! Fueron tus CUBA-tas! Y tú que ibas como una CUBA! Que os liais!!!!!”. Esta semana ha redoblado su actividad en las redes sociales como consecuencia de la entrevista.

Aparte de las dudas, reales, sobre su currículo académico o de las razones que Carromero esgrime para perder el carné de conducir, el vicepresidente de NNGG-Madrid tiene un problema serio: la inexistencia de pruebas consistentes. ¿Cómo demostrar que otro coche les siguió hasta causar el siniestro? ¿Cómo justifica un conductor sin puntos en el permiso de conducir el choque contra un árbol en las difíciles carreteras de la isla? La UE y políticos como Gaspar Llamazares (IU) le han invitado a acudir a la Justicia, y Carromero se escuda en una denuncia presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, amén de la investigación internacional que reclama a quien le pregunta. En esto último cuenta con el apoyo de UPyD. También suele verse con las familias de los disidentes, especialmente con la de Payá, cuya hija Rosa María recorre el mundo sumando amigos para denunciar el “asesinato de Estado”.

El sueco se hace el sueco

Finalmente, hay un testigo clave que rehúye cualquier debate relacionado con el accidente: se trata del joven demo-cristiano sueco Aron Modig, misma edad que el asesor y copiloto en el siniestro de Bayamo. Pero Modig, que solo ha hablado para los medios locales y esquiva la polémica en la red social, ha repetido su versión hasta la saciedad: “No recuerdo nada del accidente”. O, lo que es lo mismo, no acompañará a Carromero en su contienda por la verdad.

Según próximos -y no por ello simpatizantes- a Carromero, tiene él la mente puesta en las listas a la presidencia de NNGG-Madrid, aunque debe todavía ultimar algunos apoyos ya que necesita contar con representantes de todos los distritos. "Sus apoyos directos son más personales, y se localizan en el -selecto- barrio de Salamanca". Sucedería así a Pablo Casado, un aguirrista de 32 años, padre de dos hijos y patrón de la filial juvenil del PP desde hace un decenio. Casado, diputado por Ávila, está en teoría bien relacionado con Carromero. Él viajó también a Cuba y se vio con Payá en 2005, y de su experiencia en La Habana escribió en su blog: "Tuve la sensación de estar en la Varsovia ultrajada por los nazis: las casas derruidas, la ubicua propaganda oficial; los vecinos que señalan con aversión a hombres valientes y buenos, sitiados en sus propias casas y tratados como apestados por el mero hecho de pensar distinto de lo que manda el tirano".

Sin embargo, Casado no ha comentado nada en los últimos días sobre la denuncia de Carromero. Cuentan que "pasa olímpicamente del tema", aunque hasta que él no convoque elecciones internas no se moverá ni una brisa en Nuevas Generaciones. 

Top 3 Comentarios más votados

  • #10 Fernando21

    Este pobre sujeto, ha demostrado dos cosas: a) Es tonto y peligroso -por...

  • #4 cyrano41

    A ver si entre todos conseguimos que este pollo trabaje algún día de algo que...

  • #2 BELLOTO2012

    Ya lo he dicho: o cambiamos la dictadura corrupta de los partidos políticos...