viernes 22 de agosto de 2014

El alcalde de Terrassa liderará el PSC tras obtener un 73% de respaldo

El alcalde de Terrassa, Pere Navarro, ha sido elegido primer secretario del PSC en sustitución de José Montilla tras vencer ampliamente al exalcalde de Vilanova i la Geltrú Joan Ignasi Elena, al cosechar el primero 545 votos, un 73% de los delegados, por sólo 187 votos del segundo, un 25% del total. Navarro toma así las riendas del PSC tras una votación en la que han participado 746 delegados del congreso de los socialistas catalanes, en la que no ha habido votos nulos y el voto en blanco se ha reducido a 14 papeletas (1,88%).

Nacional | 17-12-2011

  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto
sobre el autor

Adrián Vega

Noticias relacionadas

El alcalde de Terrassa, Pere Navarro, ha sido elegido primer secretario del PSC en sustitución de José Montilla tras vencer ampliamente al exalcalde de Vilanova i la Geltrú Joan Ignasi Elena, al cosechar el primero 545 votos, un 73% de los delegados, por sólo 187 votos del segundo, un 25% del total. Navarro toma así las riendas del PSC tras una votación en la que han participado 746 delegados del congreso de los socialistas catalanes, en la que no ha habido votos nulos y el voto en blanco se ha reducido a 14 papeletas (1,88%).

El gran rival de Navarro, el alcalde de Lleida, Àngel Ros, ha retirado esta mañana su candidatura a la primera secretaría y ha pedido el voto para Elena, con lo que la votación ha servido para medir fuerzas entre el favorito, a quien apoyaban amplios sectores del partido, y el sector más catalanista del PSC.

Navarro partía con el apoyo de las federaciones con más peso en el partido, de la nueva generación de dirigentes del PSC y de los alcaldes más representativos, como la de L'Hospitalet, Núria Marín, o el de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros.

Ros, por su parte, estaba arropado por el expresidente Pasqual Maragall y exconsellers del ala catalanista del partido, como Marina Geli, Ernest Maragall y Antoni Castells, mientras Elena es la apuesta del sector liderado por el veterano Raimon Obiols.

A pesar de su retirada a última hora, Ros ha dejado clara su voluntad de presentarse a las primarias abiertas a la ciudadanía que el partido convocará para elegir su candidato a la Generalitat, en las que se prevé que se enfrente al nuevo primer secretario.

En su discurso después de conocer los resultados, Navarro, emocionado en algunos momentos, ha asegurado que asume esta responsabilidad "con fuerza, ganas de trabajar e ilusión", y luego ha bajado del escenario a saludar a Montilla, a la ministra en funciones Carme Chacón y al resto de candidatos.

Navarro ha garantizado que en este "nuevo PSC" debe "caber todo el mundo", y que seguirá ampliando la democracia interna en el partido, siguiendo la estela abierta en este XII congreso.

"Este partido tiene sus momentos y éste es uno, de democracia clara y de emoción personal", ha confesado al tomar la palabra, y ha insistido en que hoy las felicitaciones no deben ser para él, sino para el conjunto de la organización.

También ha recordado que lleva 30 años trabajando para el partido y que sus convicciones son "tan intensas" como cuando empezó pegando carteles en las primeras elecciones tras el restablecimiento de la democracia.

Una vez elegido el primer secretario, la otra gran incógnita del congreso del partido, que acaba mañana, es qué papel tendrán Ros y Elena en la nueva cúpula del PSC, puesto que muchos dirigentes de la formación admiten que esta integración será el termómetro del grado de renovación y de unidad de la nueva etapa de los socialistas catalanes.

Respecto a la nueva ejecutiva, el propio Navarro ha dado por sentado que seguirá contando con Ros, Elena y con Miquel Iceta, y ha insistido en que confeccionará una dirección de integración y que sintetice la pluralidad del partido.