miércoles 23 de abril de 2014

La prensa de papel plantea nuevos ajustes para evitar su desaparición prematura

Los peores pronósticos para 2012 sobre la prensa de papel se están cumpliendo. El mercado publicitario está evolucionando “peor de lo esperado” en lo que va de año y si la situación no mejora las empresas editoras de las cabeceras españolas van a verse obligadas a acometer “ajustes de calado”, tal y como ponen de manifiesto fuentes de varios de los principales grupos del sector en España.

Nacional | 20-02-2012

  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Los peores pronósticos para 2012 sobre la prensa de papel se están cumpliendo. El mercado publicitario está evolucionando “peor de lo esperado” en lo que va de año y si la situación no mejora las empresas editoras de las cabeceras españolas van a verse obligadas a acometer “ajustes de calado”, tal y como ponen de manifiesto fuentes de varios de los principales grupos del sector en España.

Ejecutar despidos parece casi inevitable; la reforma laboral sirve en bandeja de plata este tipo de decisiones, ya que la mayoría de empresas periodísticas tienen más que fácil justificar caídas de ingresos para llevar a cabo expedientes de regulación.

Parece imprescindible reconvertir el negocio a las nuevas demandas del mercado para evitar una desaparición prematura. En cinco años, la mayoría de los periódicos abandonarán el papel, según  el Centro para el Futuro Digital de la Universidad de California del Sur (USC) en Estados Unidos. No es el primer estudio de este tipo y existen discrepancias de criterios frente a otros. No obstante, en lo que sí coincide este estudio con la opinión de varios expertos es en que muchos no desaparecerán porque se integrarán dentro de las tabletas. Unidad Editorial se está volcando con su quiosco digital Orbyt y las cabeceras de Vocento, Prisa o Zeta tratan de hacer los propio con Kiosko y más. Eso sí, todavía la publicidad digital para las cabeceras supone apenas un 15%.

Según varios expertos, los ERE afectarán más a la prensa regional que a la nacional. No obstante, los ejecutivos de los periódicos son conscientes de que muchas redacciones ya están en los huesos y sobre la mesa han puesto operaciones corporativas, la integración de cabeceras, así como la urgencia de ahorrar todavía más en los costes de impresión y distribución. El principal objetivo es aguantar la continua caída del mercado publicitario. Enero ha sido “muy malo” y febrero “sigue la misma línea”, asegura un gerente de un periódico regional que pone de manifiesto que “no hay más que ver como se llenan páginas de publicidad con autopromociones”.

En los últimos dos años, el  ahorro más significativo en las partidas de gastos de los periódicos ha sido la contención de costes de personal con varios procesos de reestructuración de plantillas. El panorama no invita a la esperanza: la desaparición del gratuito ADN, los recortes salariales de El Periódico, la búsqueda de capital extranjero para que Público sobreviva o la petición de Unidad Editoral para que sus trabajadores se aprieten el cinturón evidencian la difícil situación del sector. Deloitte estimó a finales de 2011, en el informe elaborado para la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), de que los ingresos publicitarios en el sector caerán un 12%, las ventas por promociones un 9% y las ventas de ejemplares un 6%.

Consumo de papel bajo mínimos
Los informes de Deloitte destacan que la prensa nacional generalista consumió hasta diciembre un 14,3% menos de papel. La Razón un -23,2%, ABC un -18,5%, El Mundo un -17,4%, El Periódico un -17,3%, El Correo un -12,3%, El País un -11,15%, La Voz de Galicia un -9,9%, La Vanguardia un -5,83 y Público un -16,4%. La venta de ejemplares al número y las suscripciones individuales cayeron un 5,6%. El Periódico -14,5%, La Razón -13,5%, El Mundo -7,97%, El Correo -5,7%, La Vanguardia -5,56%, ABC -5%, La Voz de Galicia -3,5%. La de El País, no obstante, se mantuvo con un 0,12% y la de Público creció un 4,7%.

Números negros en 2011
Los diarios de pago obtuvieron un beneficio total conjunto después de impuestos de 58,3 millones de euros en 2010, frente a las pérdidas de 40,6 millones de euros del año anterior. La vuelta a números negros se debió sobre todo a un recorte del 7,8% de los gastos operativos y a una evolución publicitaria mejor de lo esperado en 2010, con una caída de solo el 5,3% en la venta bruta de publicidad ese año.  

Noticias relacionadas