domingo 20 de abril de 2014

El Blog de J. de Mendizábal

Rajoy y Bruce Springsteen

J. de Mendizábal (20-06-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

El pasado domingo, como todos Uds. saben, tocó Bruce Springsteen en Madrid. No fui. Cuando tenía 18 años, hace 35, se convirtió en un mito para mi generación al publicar Born to Run, pero ya sólo voy a los conciertos imprescindibles y a lo poco nuevo que me divierte empujado por mis hijos. Puede ser que me equivocase porque todo el mundo, incluidos mis hijos, dicen que fue inolvidable. Mala decisión.

Paralelamente, como todos Uds. también saben, D. Mariano Rajoy cogía un vuelo hacia Los Cabos (México) para participar en una reunión del G20 en la silla número 21. A estas horas está por ver si su silla era eléctrica pero, siendo relevante ese asunto, no es donde queríamos enfocar el tema.

Durante todo el fin de semana pasado, Twitter se movilizó -una vez más- para conseguir que el mito, me refiero al Boss, dedicase un recuerdo en su concierto a un chaval de 20 años fallecido de cáncer hace bien poco. Su última ilusión era ir a su concierto en el Bernabéu. Murió antes. Lo vi infinidad de veces repetido en mi TL de Twitter y, la verdad, pensé que era un esfuerzo encomiable, pero baldío. Pero, pero... ¡bingo! El Jefe interrumpió un minuto su concierto de casi cuatro horas y dedicó unas palabras a Nacho, el pobre chaval fallecido por ese monstruo llamado cáncer, y le dedicó una de sus canciones más míticas: The River. Increíble. Demuestra una capacidad de trabajo de su equipo de comunicación espectacular.

¿Dónde estamos tocando hoy? ¿Qué esperan de nosotros aparte de escuchar nuestras canciones? ¿Qué sensibilidades tienen? ¿Qué le está pasando a esta gente? Probablemente, tocaría exactamente igual en San Sebastián o en Toronto o en Moscú (si le dejan), pero el tipo y su equipo se preocupan por conectar. Conectar. ¡CONECTAR! Por comunicarse bis a bis con las masas que tienen delante. Un trabajo encomiable.

Mientras, el equipo de comunicación del equipo de nuestro Presidente "tuiteaba" dos fotos: la primera, en el avión presidencial rodeado de Moragas, otro diplomático y su intérprete. La segunda, una foto con el Presidente de México. Ni un solo comentario aparte del habitual: "en el avión hacia Los Cabos" (cualquier persona medianamente informada habría intuido que no iba a Australia) o "con el Presidente de México" (bastante lógico que no le recibiera en México el Presidente de Uganda). Mientras, el país en el que gobierna con una merecida mayoría absoluta, se hunde en un mar de deudas, no precisamente causadas por la Merkel.

No les aburro con las conclusiones, que cualquiera puede sacar. Cada uno seguro que tiene las suyas propias y, por tanto, no iguales. Pero sí les digo que, aparte de la tragedia que estamos viviendo, si Rajoy y todo su Gobierno no entienden lo que es CONECTAR con sus ciudadanos, acabaremos en una situación a la griega en poco tiempo. Siete partidos, no dos, y más ingobernable aún. Todavía no han entendido que Twitter o Facebook son elementos claves de la transformación social impresionante que se está produciendo. No es cuestión de mandar la fotito de turno o repetir el slogan del partido 40 veces. Que no. Es cuestión de hablar, dialogar, discutir, explicar. ¿Dentro de los tropecientos asesores no pueden contratar a alguien que conteste, hable, se explique en su nombre, fuera de las consignas-chiste tipo "por el empleo"? ¿No puede dedicar 1 hora a hablar él mismo con su pueblo?

Puedes exprimir a los ciudadanos con impuestos, tasas, peajes y multas cada vez más altos, pero lo que ya no puedes hacer es que se callen. Y no estoy hablando de manifestaciones semi-terroristas como en Asturias. Estoy hablando de la mayoría silenciosa. Ojo, pues.

Sígame en Twitter @MendiMendi1

Autor

J. de Mendizábal

Me eduqué con los Jesuitas de Madrid, de quienes guardo buen recuerdo, y me licencié en Derecho en el CEU, con profesores como Iglesias, Cavero, Sagardoy, Suárez, Gil-Robles y por ahí. Viví la transición en la universidad. Consecuencia de tal preocupación por el Derecho y la política... ¡hice el MBA del Instituto de Empresa! Fruto de esa coherencia entré en TAPSA, agencia de publicidad de gran éxito en los ochenta y los noventa. Me sorprendía que el 70% de mis colegas fuesen socialistas, teniendo en cuenta que nos dedicábamos a vender de todo, desde Gior a Seats, desde seguros a alcohol… Debía vender tan bien que me nombraron CEO de Equipo Tres, agencia filial de Tapsa. En unos años hice un management buy out, es decir, compré la empresa y 7 años después la vendí a una multinacional americana. Buen negocio. Al frente de mi propia consultora estratégica, en mi camino se cruzó Acciona (2004), cuyo presidente me nombró director general Corporativo. Mediante la que quizá sea la mejor campaña de comunicación que he hecho nunca, logramos un cambio radical de la imagen del grupo. Tras culminar la OPA de Endesa con éxito (2007), volví a mi consultora... Y a los medios.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #1 pocoyo

    Genial @MendiMendi1. También se puede aplicar a periodistas y columnistas ;-)

  • #5 Metesaca

    Por favor, no me compare a Dios con un gitano, y perdón por la frase hecha....