jueves 31 de julio de 2014

Con los leones

Carta de Mariano a Angela

Federico Castaño (20-06-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Querida canciller

Estoy a punto de cumplir mis primeros seis meses en el Gobierno y no me gustaría que los españoles celebraran este mini aniversario con la sensación de estar siendo vigilados. Observo con envidia lo bien que te tiene informado tu embajador sobre la realidad del país y te confieso que hay momentos en los que me parece asistir a una segunda toma de La vida de los otros. Sí, felicita de mi parte a Reinhard, porque su tarea está siendo para vosotros realmente meritoria, vamos que nuestro CNI no le llega ni a la altura del betún.

Te decía que a mis compatriotas no les gustaría sentirse observados porque, sin estar formalmente rescatados, detectamos ya en las encuestas un cierto sentimiento de claustrofobia. Nos estáis sometiendo a una resonancia demasiado prolongada y, lo peor de todo, es que desconocemos cuando nos vais a sacar de la dichosa maquinita. Te doy la razón en que José Luis fue un manirroto, ya se lo reconoció Álvaro a tu gente cuando estábamos en la oposición, pero no dirás que no nos estamos aplicando para corregir los desmanes. Hemos frenado los aves, ya no construimos nuevas autovías, les hemos tocado el sueldo a los funcionarios, tenemos a los alumnos como sardinas en lata y a los médicos en pie de guerra, pero todavía aquí apenas han ardido contenedores en la calle, aunque tenemos a muchos ciudadanos buscando comida en ellos.

Quería pedirte también que no hagas caso de las habladurías. Mi relación con François y con Mario no pasa de lo que aconseja la buena vecindad, sabes lo mucho que te aprecio y lo mucho que esperamos de ti. Por favor, no me obligues a acostarme todos los días pensando en la prima porque un discípulo aplicado no se merece esa tortura. Ya hay gente a mi alrededor que me reclama mayor firmeza contigo e, incluso, hay quien me sugiere que financie campañas contra la compra de vuestros productos. Ya sabes, aquí los Audi, los Mercedes y los BMW siempre han sido señal de distinción, son muy apreciados, pero ahora que se ha acabado la fiesta, la cosa cambia. No lo tomes como una amenaza, por favor…

¡Ah! Se me olvidaba. Recordarte también, aunque me consta que lo sabes, que aquí no tenemos alternativa. Ya te lo insinué el otro día en Los Cabos. Nuestro jefe de la oposición hace poco que pasó por Berlín y milita en un partido que sigue drenando recursos, ¡cuarenta años después! de la Fundación Ebert, bien conocida por ti. La verdad es que a Alfredo se le ha pasado el arroz, aunque él no lo sepa, y el hombre se esfuerza de vez en cuando en echarme un capote a espaldas de su parroquia. Pero lo que, en realidad, quería decirte es que no tengo sustituto, salvo, claro está, que no consiga tu ayuda y se líe gorda dentro de mi partido. A mí, personalmente, los gobiernos de coalición no me gustan y en España siguen sonando a ruido de sables. En fin, que generarían más desconfianza de la que ya hay, que es mucha.

Bueno, Angela, perdona este desahogo personal, me tienes a tu entera disposición y únicamente te pido que no me dejes solo porque es mucho lo que nos jugamos en esta partida. Si este verano te apetece venir a pasar unos días a España, avísame con tiempo porque tendríamos que pensar en medidas especiales de protección. Recibe un beso fuerte.

Mariano.

Autor

Federico Castaño

Les ofrezco un menú humilde en el que voy a poner todo mi empeño en sortear la mercancía averiada y las interpretaciones erróneas de la actualidad política y económica que se cuece en el Parlamento y sus aledaños. Me avalan bastantes años de oficio periodístico y, sobre todo, la ilusión de honrar esta bonita profesión.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #2 sassolita

    PD de PD: Dame argo por favó... Su Mariano