sábado 19 de abril de 2014

A mi bola

El exorcismo de Del Bosque

Enrique Marín (26-06-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Aficionados españoles que incomprensiblemente reciben a Cristiano en su hotel de Donestk al grito de “¡Messi, Messi!”. Aficionados españoles en Madrid que prefieren que España pierda contra la Portugal de Cristiano, Pepe y, por extensión, Mourinho, tres emblemas del madridismo auténtico y verdadero. Cierto sector del periodismo que, a la espera de subirse al caballo ganador, dice aburrirse viendo a la selección porque su fútbol les recuerda al del Barça, mientras Mou les contradice al decir que “España no es el Barça” y recuerda que “hay cinco jugadores del Madrid”. Sandro Rosell diciendo que "quiero que gane España la Eurocopa, porque quiero que ganen los equipos en los que están los jugadores del Barça". ¿Alguien da más?

Al final, Del Bosque va a tener razón. Es más, creo que la tiene. Aunque le ha costado explicarse, y por eso no era fácil entender de qué se quejaba -más que él, sus palmeros-, el seleccionador lo soltó en los micrófonos de Radio Marca. "Hay influencias que son imposibles de controlar, los que asocian al fútbol de la selección al Barcelona o al Madrid están endemoniados”, dijo Vicente, como si la pregunta de Miguel Ángel Méndez le hubiera exorcizado.  

Ni el estéril debate del 9, ni su innegociable doble pivote, ni las dudas que ha dejado La Roja en su juego, que no en sus resultados, ni las puyas interesadas de los luisólogos, torristas u otras castas futboleras. Lo que de verdad molesta a Del Bosque es que la dicotomía en la que se ha convertido la rivalidad Madrid-Barça se traslade a la selección con la única intención de crear mal ambiente entre los jugadores de uno y otro club. “Debemos ser la selección española, la selección de todos", predica Vicente en el desierto.

Si algo está claro es que España ha sido, es y será un país de clubes, donde la llamada Roja en un lugar de encuentro puntual y con matices. Por eso la unanimidad no sólo es imposible, sino que la semifinal de la Eurocopa contra la Portugal de Cristiano Ronaldo, Pepe, Coentrao… y Mourinho la va a hacer aún más evidente. Una Portugal que no sólo recuerda al Real Madrid en su juego, normal teniendo a CR7 como figura indiscutible, sino que también lo ha hecho mourinhizando el partido con estúpidas quejas sobre la designación arbitral.   

Del Bosque está resignado, pero al menos se ha explicado: "Es imposible contentar a todos, lo que sabemos es que aquí dentro hay buena convivencia, están representandos los clubes que están y sus jugadores se llevan estupendamente". Pues eso es realmente lo que importa. Lo único que está en su mano. Del resto ya se encargan otros, que no debaten precisamente sobre fútbol, sino que se pasan todo el año mourinhizando lo que les rodea hasta el punto de poner bajo sospecha el madridismo de alguien que lo ha sido todo en el Madrid. Que no se cuelga medallas, pero tampoco deja que se las cuelguen...   

Autor

Enrique Marín

Sólo presumo de ser donostiarra y lo que ello conlleva, incluido un Realismo que no escondo. Periodista deportivo por vocación, la nobleza me vino de serie. Adiestrado en la Universidad de Navarra, debuté en El Diario Vasco, crecí en Marca, maduré en As y me desengañé en Público. Ahora recupero la ilusión uniéndome al proyecto de VozPópuli: el valor de ser libres y fiables, los pilares del Periodismo en el que creo. Acostumbro a ir a mi bola y a veces puedo parecer beligerante, aunque siempre procuro diferenciar el quién del qué. Al contrario de lo que dijo mi admirado Groucho Marx, estos son mis principios; si no les gustan, no tengo otros.

Suscripción RSS