jueves 17 de abril de 2014

Godivaciones

La ley del suelo no es la culpable de la crisis, la culpa es del fascio

María Blanco (01-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

De todos es sabido que la crisis financiera en España se vio agravada por la existencia de una burbuja inmobiliaria. También en Estados Unidos, pero parece que el caso español ha adquirido tintes insospechados. En estos momentos en que se elevan voces pidiendo responsabilidades por lo sucedido, casi todos los políticos han sacado la Ley del Suelo a pasear. En concreto la de Aznar. Pero se olvidan algunos que González ya tuvo una ley del suelo y Zapatero también. Todos. Todos los políticos han metido la mano en el suelo con la intención innegable de trincar de algo tan serio como el techo que cobija a los ciudadanos.

Los orígenes de la Ley del Suelo

De hecho, la primera Ley del Suelo se remonta a la II Guerra Mundial, y fue diseñada por Dino Grandi, presidente de la Cámara del Fascio, bajo el gobierno de Benito Mussolini. Nada sorprendente. La planificación económica era una de las características del fascio y también lo fue de los regímenes totalitarios comunistas.

Tras Italia, Francia, Bélgica y Alemania siguieron el modelo de promulgar planes de ordenación del suelo de diferentes ciudades.

En España, la primera ley del suelo data de 1956, una vez superada la etapa de la posguerra, cuando el gobierno de Franco decidió que o se actualizaba o moría. No hay que olvidar que solamente tres años después se lanzó el Plan del 59 financiado por una línea de crédito exterior para que España pudiera modernizarse y entrar en el FMI y otras instituciones internacionales. La ley del suelo formaba parte de un intento planificador propio de esa época de nuestra historia. Posteriormente, se modificó dicha ley en 1975, en 1990 (con Felipe González), 1998 (con Aznar) y 2007 (con Zapatero).

Los socialistas que ahora claman contra la ley del suelo de Aznar olvidan, como nos recuerda José Luis Ruiz Bartolomé en su “Adiós, ladrillo, adiós”, que Zapatero la mantuvo durante una legislatura y que, cuando promulgo la suya, la del 2007, prorrogó durante tres años el delicado punto referente a la valoración del suelo, y no una, sino dos veces. Es decir, ya estaba Luis de Guindos al mando del Ministerio de Economía cuando expiró la prórroga a finales del 2011.

Culpables son todos

Si Aznar trató de liberalizar suelo para que los precios se ajustaran sin que la mano arbitraria del Estado interfiriera como venía haciendo, Zapatero se ocupó de inflar más aún la burbuja concediendo a la administración un porcentaje de suelo urbanizable para viviendas de protección oficial y aumentando el porcentaje de suelo construido que el municipio retendría para uso municipal con fines sociales (parques, etc.).  Pero, sobre todo, Zapatero, facilitaba la expropiación del suelo. Ni Aznar ni Zapatero están libres de pecado en este sentido.

Finalmente, hay que sumar estos rasgos propios de nuestro modelo de tenencia de la tierra a la politización de la banca, al fiasco de la gestión de las cajas de ahorro y a que, en gran parte, los municipios han luchado con uñas y dientes para mantener sus atribuciones en materia urbanística. La conjunción de la ley del suelo, la gestión de las cajas y la corrupción urbanística municipal explican el revoltijo cuyas consecuencias estamos padeciendo ahora.

El resultado es, como sabemos, miles de millones de euros en propiedades inmobiliarias en manos de los bancos y las cajas, sobrevalorados, invendibles en las circunstancias actuales, y que no salen a la luz. Y, de ahí, que aún deba ajustarse el precio de la vivienda: la oferta está retenida por la banca que debería ceder y perder mucho dinero al sacarlas a la venta estando el mercado como está.

Cuando los socialistas apuntan a la ley del suelo, señalan a Zapatero también, a los municipios de todos los partidos corruptos y a la intervención del Estado en la distribución del suelo. La herencia fascista (que defienden tantos progres) no ha dado un solo fruto bueno, al contrario, se trata de frutos podridos difíciles de sacar del cesto.

Autor

María Blanco

Enseño y estudio Historia del Pensamiento Económico en la Universidad CEU-San Pablo. Soy miembro del Instituto Juan de Mariana. Defiendo la libertad individual y mi ideal es vivir en un mundo con igualdad ante la ley y rendición individual de responsabilidades.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #1 DukeAtreides

    Disculpe, pero no veoninguna mención a la Sentencia 164/2001 del Tribunal...

  • #24 MCG-economista

    La construcción en España en el período 1994-2007 no ha sido en conjunto...

  • #4 Xc70

    @DukeAtreides #1 Totalmente de acuerdo la NO liberalización del suelo es lo...