lunes 1 de septiembre de 2014

El blog de José Luis Ortín

La personalidad del mejor equipo de la Historia

José Luis Ortín (02-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Con el carácter se nace y la personalidad se va forjando a lo largo del tiempo. Influyen en ella el entorno, las experiencias, el aprendizaje, la voluntad y el propio carácter que nos viene en los genes. También la suerte juega a veces un factor decisivo que nos dota de un plus de confianza ante situaciones complicadas. Es la vida misma. Al final, es la personalidad, como resultado de todo lo anterior, quien nos distingue de nuestros semejantes.

Fue Luis Aragonés quien imaginó el futuro de nuestro fútbol aprovechando los rasgos propios de una generación de futbolistas con una personalidad futbolística muy acusada: la del fútbol asociativo basado en la calidad antes que en lo físico. Así, en torno a ciertos jugadores bajitos y extraordinariamente dotados de clase y de humilde solidaridad, configuró una selección que dio sus primeros frutos en la Eurocopa del 2.008. España empezó el camino de ser un equipo legendario.

El buen hacer de Del Bosque 

Del Bosque heredó ese sueño hecho realidad y le dotó de nuevos mimbres para seguir forjando la personalidad de una leyenda. Y en el mundial de Sudáfrica confirmó el éxito de una forma muy singular de entender el fútbol. La primera estrella de la fama y el segundo entorchado internacional en dos años dotaron la personalidad de nuestra selección de un aroma de éxito, seguridad y confianza. Y ya se habló mundialmente de una de las mejores selecciones de la historia del fútbol, empezando a hacer escuela; muchos seleccionadores han querido copiar en estos años la personalidad de nuestro equipo.

Estamos ante un dirigente deportivo de una talla técnica y humana tan excepcional como extraordinaria

En la Eurocopa del 2.012 aquel sueño hecho leyenda ha alcanzado la madurez. Del Bosque ha tenido que seguir imaginando porque no podía contar con el otrora máximo goleador, Villa, y ha encontrado el camino optando por más toque en el medio campo y más seguridad atrás, con el hándicap de no poder contar con el baluarte Puyol. Encajar un solo gol en los seis partidos del campeonato defendiendo con posesión hacia el ataque no lo ha hecho nadie en la historia de las grandes competiciones. Y a falta de un delantero indiscutible, como los que gozan otras selecciones, los goles se los han repartido siete jugadores con dos dobletes y un triplete incluidos. Sencillamente inmejorable desde el punto de vista de la gestión de los recursos y del talento en unas condiciones adversas. Si a ese gran mérito le unimos el talante y la elegancia que le adornan, concluiremos que estamos ante un dirigente deportivo de una talla técnica y humana tan excepcional como extraordinaria. Máxime en un entorno futbolístico como el español en el que ha tenido que encajar críticas periodísticas y de algunos técnicos de lo más peregrinas aun siendo, de largo, el equipo más competitivo del campeonato. Será, si me permiten la ‘bordería’, la envidia de algunos zascandiles extranjeros que han querido inventar el fútbol o la grandeza en algún equipo de nuestra liga y ahora han osado criticar sus decisiones y el juego de nuestro equipo nacional. Pero la personalidad de nuestros futbolistas y técnicos, afortunadamente, dejan a cada cual en su sitio.

Hay otro rasgo que define una de las características más acusadas de la personalidad futbolística de nuestra selección: que no hay ningún seleccionado que pueda aspirar a ser catalogado como el mejor del mundo. Es, sencillamente y ni más ni menos, un equipo. Y tienen todos los valores que adornan a un equipo, ésos que se estudian en todas las escuelas de gestión del mundo.

Ser el mejor equipo de la historia del fútbol y del deporte sin ninguna figura individual que pueda aspirar a lo mismo es el triunfo de una personalidad extraordinaria. Olvídense los seguidores del Madrid o del Barsa de comparar sus equipos con nuestra selección. España tiene una personalidad de la que carecen ellos y cualquier otro equipo del mundo.

Y ya, el colmo de todo ha sido la lección de fútbol de la final ante la gran selección italiana. Pero claro, cuando al enorme talento de nuestros futbolistas se le suma el libro de Xavi la victoria no tiene discusión. Y el maestro lo sacó inventándose controles y pases de su marca con su socios Iniesta o Cesc, para deleite de quienes saboreamos el gran fútbol. Y cuando es preciso aparece el gran capitán Casillas para sosegar el ambiente. Pero han sido todos; qué decir de Alba, para mí la auténtica revelación del campeonato.

Próxima estación: el Mundial de Brasil.

Autor

José Luis Ortín

El carrusel de la vida me ha traído hasta aquí tras cuarenta y tantos años  trabajando; veinte en las antiguas Cajas – director de marketing en mi último decenio-  y un paso fugaz dirigiendo  una importante  industria de alimentación. Paralelamente, conocí la universidad  en dos etapas complicadas cursando estudios de Derecho, Historia y Empresariales: la agonía del viejo Régimen y la Transición.  Y  otra veintena larga como empresario de marketing y publicidad, gestión y promoción inmobiliaria, formación, agricultura y ganadería, I+D+i industrial sobre aguas, y ocio y deporte.

Mi avatar ha vivido muy estrechamente por obligación y cercanía personal el mundo de la comunicación, colaboraciones incluidas; el de la política y sus personajes; y el de diversos sectores sociales y deportivos, hasta presidir un equipo de fútbol profesional. Ahora, razonablemente regular y libre, hago lo que me apasiona disfrutando de mi familia y amigos: leer mucho, escribir, publicar de todo y hacer deporte. Además, disculpen, de compartir algunas reflexiones que un sexagenario reciente puede trasegar en base a la experiencia y a la información que todo lo anterior todavía le alcanza.

Suscripción RSS