viernes 25 de abril de 2014

Seguimos tocando

…Y el atletismo haciendo el ridículo

Ángel Luis Menéndez (02-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

El estruendo de La Roja en Kiev se extiende como una gozosa niebla y lo tapa casi todo. El fútbol es la última modalidad en incorporarse al glorioso olimpo español donde, sin embargo, aún existen agujeros negros de consideración. Los boquetes más sangrantes, especialmente cuando asoma Londres 2012, corresponden a los dos deportes considerados capitales en unos Juegos: la natación y, sobre todo, el atletismo.

Mientras en la piscina se atisban síntomas de mejoría, en el tartán la delegación española acaba de hacer el ridículo, otro, en Helsinki. Los Europeos que echaron el cierre apenas horas antes de que los muchachos de Del Bosque aplastaran a Italia suponen el enésimo paso atrás de un deporte que perdió el rumbo hace mucho.

Para ser exactos, 22 años de retroceso. España ganó cuatro medallas (una de oro, una de plata y dos de bronce), la peor cosecha desde la edición celebrada en Split en 1990. En Barcelona 2010, el combinado español perdió un puesto en el medallero, pasando del quinto al sexto. Ahora desciende hasta el noveno. En la clasificación por puntos, España fue quinta en Barcelona por detrás de las grandes potencias europeas -Rusia, Francia, Gran Bretaña y Alemania-. En Helsinki ha sido octava tras ser adelantada por Turquía, Ucrania y la República Checa.

El padre del fracaso del atletismo es uno: José María Odriozola. El hombre que preside la Federación Española desde hace 23 años ha perdido la credibilidad y, lo que es peor, la confianza de muchos atletas. No sólo ha mirado hacia otro lado, en el mejor de los casos, ante los últimos casos relacionados con el dopaje, sino que sus enfrentamientos con promotores de carreras, entrenadores, atletas y buena parte del sufrido entorno del atletismo cada día es más sonoro. Y encima, en lugar de apechugar con la responsabilidad, le ha cogido gusto a poner verdes a los deportistas.

"Esperaba más de algunos", dijo Odriozola en marzo tras los Mundiales de Estambul en pista cubierta. Y avisó: "En los Europeos tendrán que poner la carne en el asador, espero que estén a su nivel". No ha sido así y, a menos de un mes del comienzo de los Juegos, el eterno presidente ha vuelto a enviar un recado en claro tono amenazante: "Sólo diré una frase: para mí ha habido demasiadas cosas malas. Vamos a hacer una evaluación interna de cara a los Juegos y por supuesto de cara al futuro”.

Eso sí, ni un ápice de autocrítica. Odriozola lleva casi un cuarto siglo dirigiendo el atletismo, va de ridículo en ridículo y la culpa siempre es de los otros. Y mientras el resto de deportes abrillantan el currículum deportivo nacional, en la modalidad reina de los Juegos Olímpicos, la cita polideportiva suprema, España apunta a fiasco. Otro.   

Autor

Ángel Luis Menéndez

Lo confieso, tengo las manos manchadas de tinta y cada vez quedan menos periódicos vivos que puedan testificar sobre mis incontables andanzas: La Voz de Asturias, Ya, Diario 16, As, El País, El Día de Valladolid, Público… Así que, obligado por el progreso y empujado por mi rebelde carácter asturiano, hoy ejerzo con el imprescindible instrumental de eso inabarcable que llaman Internet. Sin despreciar ningún género ni sección, mi pasión siempre han sido los deportes. En plural, con amplitud de miras, pero con dos debilidades: fútbol y motor. Entonces y ahora sólo presumo de una cosa: toqué, toco y tocaré en cualquier escenario y circunstancias. Siempre.

Suscripción RSS

Lo más leído

Top 3 Comentarios más votados

  • #1 aarfer

    La verdad que lo de estos presidentes de Federaciones eternos lo debería mirar...