Europa, parque temático - 09.07.2012

Europa, la nueva Torre de Babel

El Senado y el pueblo romano (SPQR) gestionaron una empresa (Roma) que cosechó grandes éxitos y también padeció enormes dificultades, pero que encontró siempre la manera de reaccionar ante las crisis y superarlas. Eso fue debido a su capacidad de generar personas capaces y dispuestas a aceptar  responsablemente los “encargos”. Sus líderes sabían de su tránsito temporal por el poder y conocían la caducidad de su designación. Por ello aceptaban los retos y actuaban con determinación en pro de la solución de los problemas.

Sin embargo, en el momento actual, la “deificación” que hemos hecho entre todos de la globalización, - una globalización mal entendida y peor gestionada-, que no es capaz de superar los viejos feudos nacionalistas, y en la que la ambición y la falta de solidaridad ponen en cuestión los tres pilares de la soberanía del Estado moderno (la identidad, la cultura y la política económica) nos conduce por el camino contrario al tomado por el “SPQR”. El gran conjunto de las sociedades de hoy viven encerradas en su particular Torre de Babel. España y Europa no son una excepción.

La jaula de grillos de la política española

- En el partido que gobierna existen diferentes formas de entender y tratar la crisis económica y parece que cuando más arrecia “el temporal” las discrepancias internas se acentúan. ¿Vuelven las dudas sobre la ausencia de liderazgo en materia de política económica?. Sigan Vds. distraídos con sus cuitas internas, mientras los mercados van a su “bola” y nos hunden el país con sus ciudadanos acongojados ante el televisor cada viernes a la espera de los recortes del Consejo de Ministros. Se ha llegado a decir por algún miembro del partido que el presidente del Eurogrupo, hombre clave en la fijación de las condiciones del memorándum para la recapitalización de la banca española, no se entera de nada por lo que hay que explicarle todo. Encima haciendo amigos.

- Por su parte, en el partido de la oposición, todavía hoy, no han digerido el varapalo de las urnas. Parecen preocuparles más las cuestiones internas de permanencia en el “machito” y la pronta recuperación del poder que trabajar en la elaboración de las propuestas alternativas. Sus mensajes a la sociedad son “una de cal y otra de arena”. Tímido apoyo y nítida zancadilla. Para la oposición, los problemas del país son los problemas de Rajoy, ”que creía que los mercados eran de derechas”. Además, cuando actúan lo hacen más buscando problemas a las soluciones que apoyando éstas. No es momento de estar a verlas venir, sino de trabajar unidos. No hay que hacer lo que la gente quiera, hay que hacer lo que la sociedad merece. Hacer lo que la gente quiere, implica engañar, ocultar o ignorar los inconvenientes para que todo parezca posible, y no plantear caminos o propuestas de futuro que puedan tener alguna dificultad, y sea necesario esforzarse en convencer.

- El resto de partidos sólo quieren “pescar en río revuelto”. Se aprovechan de la impericia del Gobierno y de la falta de claro posicionamiento de la Oposición para intentar ganar cuota de poder, dando hachazo a diestro y siniestro. El oportunismo en política suele pasar factura. No todo vale. La estabilidad del país exige un importante ejercicio de responsabilidad por parte de quienes aspiran a crecer en su presencia política en la sociedad. A ellos les diría que en estos momentos todos hemos de remar juntos.

- Los agentes sociales también están fuera de sitio, especialmente los sindicatos y algunas grandes empresas quienes no terminan de encontrar su lugar en este necesario tablero de soluciones para la crisis. No son ajenos a ella y carecen de la autocrítica más elemental. A mi juicio, trabajadores y empresarios son las verdaderas víctimas de la situación. No podemos olvidar las miles de empresas, pymes, productivas, industriales, de servicios, no especulativas ni inmobiliarias, que tras décadas de presencia en el mercado han cerrado o están a punto de hacerlo.

El crédito, seco hasta 2014

- En relación al saneamiento bancario cada vez que interviene alguien para determinar el alcance del agujero se da una cantidad diferente, y a los que saben perfectamente cuál puede ser la cifra no se les pregunta. Las necesidades de liquidez de nuestra crisis bancaria son muy superiores a las indicadas en la mayoría de los medios y si no lo reconocemos será imposible salir de esta situación.

-El Eurogrupo acuerda la ayuda y le salen hijos díscolos e interesados que solo buscan la disensión y su interés particular. Y además no es verdad que Alemania y sus países satélites hayan saneado su sistema financiero. De hecho el problema es que Merkel debe elegir el momento para no hundir a sus bancos; cada Cumbre celebrada se centra en ganar tiempo, para deshacer posiciones.

- Y si nos preguntamos cuándo, en nuestro país, la banca sana empezará a dar crédito, en vez de irnos por las ramas, hay que contestar claramente que se tendrá que esperar a que culmine la restructuración de las entidades a sanear para evaluar el impacto sobre los propios activos y aguardar a que no tenga ella que sanearse. Y la fecha no la veo antes del año 2014.

- En cuanto a los mercados financieros no existe acuerdo de si deben tener potentes mecanismos de regulación o no. Mientras tanto los especuladores que lo saben se enriquecen y esperan el asalto definitivo. Y encima algunos Estados les aplauden. Los políticos por lo menos son elegidos con el voto de los electores, los mercados financieros no son democráticos y como mucho sus electores son los que poseen mucho, muchísimo dinero

Entonar el mea culpa, pero con cierta dignidad

- Los Piigs hemos de dejar de echar la culpa a los vecinos del Norte y aceptar de ellos la asunción, en sus justos términos, de las políticas calvinistas de austeridad, lo que no necesariamente supone renunciar al crecimiento y a un razonable Estado de bienestar. En el pecado va nuestra penitencia. Hay que tener una actitud sincera y humilde y decirle al mundo que nos equivocamos para recuperar nuestra credibilidad y la confianza de los inversores, sin pecar de exceso en nuestra contrición cayendo en una temeraria autoflagelación. España ha hecho mal muchas cosas, pero también en las últimas dos décadas ha situado empresas multinacionales como líderes en muy diferentes sectores estratégicos.

- En la UE, Alemania y sus satélites (algunos dominados por la extrema derecha), continúan condenándonos – a pesar de estar cumpliendo con nuestra penitencia - cuando ellos ya han recuperado con creces todos los fondos estructurales que nos dieron y han saneado su sistema financiero con cantidades muy superiores de las concedidas a los Piigs. Y gozan de tipos de interés inferiores a los que deberían pagar según sus “fundamentales”. En una reciente conferencia en la Universidad Francisco de Vitoria, Joaquín Osuna mencionaba que la supuesta "vampirización" de los “vagos del Sur” hacia los “trabajadores del Norte”, permite que los del Norte hayan vendido sus productos, y que sigan vendiéndolos, a los del Sur y a los países que no pertenecen a la zona euro, a precios más baratos de los que tendrían si hubieran conservado sus monedas anteriores y, además, nominando casi todo su comercio internacional en moneda propia y no en divisas extranjeras.

Hay que salvaguardar la unidad de Europa 

- Algunos economistas, fundamentalmente extranjeros, solo ponen piedras en el camino augurando los males del infierno, en vez de procurar mojarse dando soluciones o por lo menos proponiéndolas. La realidad es, como algunos ya han dicho, que las Universidades no forman a los economistas para afrontar crisis de deuda y grandes depresiones, y eso justifica la falta de reflejo en el diagnostico y consecuentemente en la crítica. Es de destacar este fin de semana la entrevista a Krugman publicada en la Vanguardia y en la que sostiene que cree que sería malo que el euro desapareciera diciendo que “los costes de transición hacia las antiguas monedas serían enormes. Pero esa no es la razón principal. El principal problema de la desaparición del euro sería que representaría el fracaso de la idea de Europa. El proyecto europeo es muy importante no solo para Europa sino para la humanidad entera. La integración de un grupo de países para compartir democracia, paz y valores comunes en un continente que ha vivido cosas tan terribles como las guerras mundiales, forma ya parte esencial de lo que representa hacer un mundo mejor. No quiero ver que un proyecto así caiga por culpa del euro.”

- En este maremágnum de problemas, protagonistas y “salvapatrias” de toda condición e ideologías se sienten capacitados para hablar y hablar sobre la prima de riesgo, el déficit público, el paro, la unión bancaria, los políticos, los funcionarios, la unión fiscal, la prevalencia de la deuda, el SM, el BCE, el BM, el BEI, lo que hay que hacer con el sistema financiero etc., etc…

Hacen falta menos políticos y más estadistas 

Y mientras tanto dentro de esta Torre de Babel los ciudadanos están sufriendo y esperando oír la verdad de lo que está pasando y sobre todo ver como desde la política, la solidaridad, la ética y la profesionalidad se trata de buscar soluciones. Dejemos de hablar si la culpa la tienen los del Sur o los del Norte de la UE, y recordemos que en el Titanic se hundieron también los de primera clase. Avancemos hacia un Estado Federal Europeo unido y solidario, recordando lo que dijo Einstein:

“Es en la crisis cuando nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’ [...] La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia”.

Y a los jóvenes me gustaría recordarles que no piensen que son una generación perdida, sino la generación soñada, nunca en la historia de España ha habido una juventud tan formada, solidaria, libre de prejuicios y cosmopolita como vosotros y, por tanto, es evidente que nunca España vivirá tanta prosperidad como la que produciréis cuando estéis al mando del timón. Esperemos que se haga caso a Churchill cuando decía que "el político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones."

Me despido como siempre diciendo: “Luchemos todos contra la corrupción.” Como dijo Ludwig von Mises, amigo de Ayn Rand “la corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública.”

Autor

Vicente Benedito

Nacido en Valencia, soy Licenciado en Derecho y Master en Comercio Exterior. Durante mi vida profesional he estado en distintos sectores como el de la enseñanza, el jurídico, el bancario, el de seguros y el de la construcción; todo ello ha hecho que haya tenido que cambiar mi lugar de residencia más de nueve veces, lo que me ha aportado una perspectiva muy enriquecedora de la evolución de las sociedades a lo largo de las últimas décadas. Sin embargo mi vocación ha sido la enseñanza, y he pasado muchos años impartiendo diferentes disciplinas siempre relacionadas con el ejercicio profesional, tratando de transmitir mi conocimiento y experiencias practicas al mundo universitario al que me siento muy ligado. Ahora en la etapa actual quisiera devolver a la Sociedad parte de lo que ella me ha dado.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #6 josep7

    @N.M.P. #5 Totalmente de acuerdo con usted. O cambiamos la mentalidad...

  • #8 silosenovengo

    @josep7 #6 "O cambiamos la mentalidad "pueblerina" (nacionalista)..." Por...

  • #1 PilarMM

    La falta de liderazgo y de oportunidades, hace que la "generación soñada"...