miércoles 16 de abril de 2014

A mi bola

Iker, cornudo y apaleado

Enrique Marín (20-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Pues no. Esta vez, tampoco. Estaba cantado y contado, pero no por ello se debe pasar por alto. Ni teniendo una segunda oportunidad para cumplir con su propia normativa, la cual deberían revisar con urgencia para dejar de incumplirla sistemática y caprichosamente. Ni siquiera después de que su presidente, Alejandro Blanco, dijera unas horas antes que la elección iba a ser en función de los méritos olímpicos. El cornudo, el donostiarra Iker Martínez, también fue el apaleado por declinar oficialmente ser el abanderado español en Londres y dejar así vía libre a la designación de Pau Gasol.

No, el sustituto de Nadal en el desfile de Londres 2012 no será ni Iker, a quien le correspondía como patrón, ni su compañero Xabi Fernández, los regatistas guipuzcoanos a quienes sus dos medallas olímpicas, un oro y una plata que debió ser oro. Al igual que hizo cuando se decantó por Rafa y curiosamente esgrimiendo razones muy parecidas, el Comité Olímpico Español se ha saltado las normas para nombrar a Pau Gasol sustituto de Rafa. Nada que objetar a Pau. Un grande. Pero sí al COE, que debería dejarse de monsergas y decir claramente lo que busca: repercusión mediática.

Mucho antes de comunicar la decisión, e incluso de que la Comisión Permanente del COE se reuniera, Theresa Zabell, vicepresidenta del organismo olímpico, insinuó en Radio Marca que a Iker y Xabi ya no les hacía la misma ilusión ser abanderados. La ex regatista, otra paradoja más de este sainete, empezó buscando excusas para acabar poniendo en el disparadero al donostiarra. Minutos después, el propio Iker emitía un comunicado en el que declinaba ser abanderado. Sinceramente, creo que lo hizo por pura diplomacia, al margen de que a nadie le gusta ser segundo plato y que cambiar el programa de entrenamientos no es algo tan sencilo para un regatista. Por cierto,
ABC Punto Radio adelantó que Iker había rechazado la posibilidad.

Sí, el COE es coherente al volver a descartar a Iker. Lo hizo una vez y lo volvió a hacer. Y al igual que ha ninguneado a los regatistas guipuzcoanos, lo ha hecho con Samuel Sánchez cuando se eligió a Nadal, pues ahora no porque el ciclista asturiano tampoco estará en los Juegos, y con el piragüista Saúl Craviotto, precisamente quien debería ser el abanderado si es cierto que el COE ofreció a Iker serlo y cumplir así con su normativa. Lo siento, no me lo creo.

Ya lo dice el refrán: Dios castiga sin palo. Al COE, que no a Nadal, le ha castigado dejándole sin Rafa de abanderado. Sólo cabe esperar que Pau Gasol no tenga ningún contratiempo de aquí a a la ceremonia inaugural y el pívot catalán pueda desfilar con la bandera. Como mástil va sobrado. Como personaje querido y respetado, también. Si no tanto como Nadal, casi. Insisto, nada que objetar ni a él ni antes a Rafa. Lo único, aconsejar al COE que cambie sus normas. Aunque sólo sea para dejar de hacerse trampas al solitario.

Autor

Enrique Marín

Sólo presumo de ser donostiarra y lo que ello conlleva, incluido un Realismo que no escondo. Periodista deportivo por vocación, la nobleza me vino de serie. Adiestrado en la Universidad de Navarra, debuté en El Diario Vasco, crecí en Marca, maduré en As y me desengañé en Público. Ahora recupero la ilusión uniéndome al proyecto de VozPópuli: el valor de ser libres y fiables, los pilares del Periodismo en el que creo. Acostumbro a ir a mi bola y a veces puedo parecer beligerante, aunque siempre procuro diferenciar el quién del qué. Al contrario de lo que dijo mi admirado Groucho Marx, estos son mis principios; si no les gustan, no tengo otros.

Suscripción RSS

Lo más leído