jueves 24 de julio de 2014

Punto de equilibrio

Aznar no dejaba dormir a Chirac ni a Scrhoeder, Rajoy suplica

Manuel L. Torrents (20-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Hace tiempo, una vieja gloria de CiU nos contaba en una reunión informal que a mediados de la primera legislatura del PP (que contaba con el apoyo de los nacionalistas) el canciller Schroeder llamó a Jordi Pujol un día entre semana a la una de la madrugada. El alemán le dijo que estaban intentando sacar algo adelante y que no había manera por la negativa de Aznar y le llamaba a ver si el molt honorable podía influir en él. Pujol soltó una risa resignada: “ja, a menudo intentáis convencer”.

La historia impresionó mucho en CiU, empezando por ese viejo zorro que durante tantos años presidió Cataluña. Que un recién llegado a la alta política tuviera sin dormir a los mandatarios de Alemania y Francia decía mucho del carácter del presidente español. Y eso que aun no éramos miembros del Euro.

En fin, no seré yo quien se deshaga en elogios del ex líder popular, que me parece todavía endiosado y enfadado con el mundo al 50%. Seguramente en unos 10 años más se le habrá pasado un poco. Coincido en todo lo que se pueda decir de él sobre la guerra de Irak, el ridículo con George Bush, su mal carácter, la boda en El Escorial, etc etc. Pero se echa de menos una defensa más firme de España. Me acuerdo un poco de él y de aquellos tiempos: "España nunca ha tenido tanto peso tanto en el panorama internacional como ahora", decía una y otra vez. Cierto o no, nos lo creíamos bastante. O, al menos, no teníamos la sensación de ahora, de ser la escoria europea. 

El Eurogrupo ha sufrido carencias de liderazgo que ha copado Alemania. Hollande lo tiene complicadísimo también: sus promesas de gasto le auparon al poder. 

Aunque los países mandan en el euro en función de su ponderación, es indudable que en el Eurogrupo ha habido vacíos de liderazgo claros y los ha copado Alemania, como un aceite que se expande y rellena todos los poros abiertos que encuentra. Ahora es imposible dar marcha atrás. Los germanos dominan ya el EFSF y el MEDE; tienen a Mario Draghi en su mano y nosotros hemos perdido el asiento en el Banco Central Europeo (BCE). Rajoy no ha estado nunca en una situación de exigir, evidentemente, pero podría haberse mostrado más enérgico. Los empresarios le han insistido una y otra vez que diera un paso al frente, que reivindicara las bondades del país, que no se dejara avasallar tanto, que peleara con la canciller... pero ese tiempo ha pasado ya. 

Queda por ver qué hará un Françoise Hollande con el que parece que no va la película, pero le empezará a apuntar en breve, porque le eligieron gracias a unas fuertes promesas de gasto social enmedio de una oleada de recortes que se llevó por delante a Sarkozy. Necesitará dinero. Mucho. Ahí se verá el europeísmo de todos y las cartas se pondrán definitivamente boca arriba en el Euro. Todo eso ocurrirá este mismo año, si no se escacharra la moneda única antes, que tampoco hay que descartarlo. 

Cuando los mercados se fijen en Francia definitivamente, llegará el órdago final en el seno del Euro. Ahí se verá qué paises apuestan por la moneda única.

Los mercados todavía no se han cuestionado la estructura del estado gala. Cuando lo hagan, sacudirán a nuestros vecinos como lo han hecho con España e Italia. Si el BCE mantiene su inmovilismo y se dedica a controlar la inflación, tal como le exige Alemania, se liará parda. Cuando los inversores retiran la confianza, no hay nada que hacer. Con un país ocurre un poco como con un banco, que por naturaleza tiene el balance quebrado. Si todos los depositantes vienen de golpe a retirar fondos, se le cerrará el acceso al mercado y entonces la entidad caerá. Será en ese momento cuando todo el mundo verá clarísimo que tenían un enorme apalancamiento, una estructura insostenible y tal y tal. Pero mientras se sostuvo la confianza, parecía la entidad más solvente del mundo.

Ahora ya es demasiado tarde para España. Rajoy ha hecho lo que ha podido pero hace tiempo que está en manos de los socios europeos. Ha hecho medidas muy cuestionables, pero se ha quemado bastante. Eso sí, la gran cuestión pendiente, que era la autonómica, la dejó hasta que ha estallado. Lo de Valencia ya se sabía, pero detrás van a ir unas cuantas más. Se fusionarán entre ellas o se les hará un downgrade en la estructura del estado. ¿Volveremos a ver elecciones autonómicas en Murcia, las dos castillas, Extremadura…? Yo apostaría que no. Tiempo al tiempo.

La reforma autonómica parece llegar por eliminación. Ya ha caído Valencia. En breve vendrán otras. Todas esas sufrirán un downgrade en la estructura del estado. ¿Suficiente?

Ojalá este Gobierno hubiera tomado medidas más de derechas. Más copago sanitario, más coste a la educación (becas, matrículas) pero a la vez, bajada de impuestos. Esas cuestiones son las realmente imporantes. La urgencia por rellenar unas arcas despauperadas ha llevado al PP a realizar unas medidas que han enfadado a todo el mundo.  

Continuando con los deseos, ojalá también hubiéramos tenido un presidente algo más killer, capaz de exigir que si implementábamos recortes duros, se nos aseguraría de alguna manera la supervivencia. Concesiones a cambio de contrapartidas. Pero no, a Bruselas se ha ido siempre in extremis, con la espada de Damocles (o prima de riesgo) sobre nosotros. Como ahora, de nuevo. Y cada vez hay menos margen. Tal vez un poco más de firmeza en enero hubiera cambiado las cosas. No habría estado mal tener a Merkel sin dormir alguna noche. 

Autor

Manuel L. Torrents

Periodista especializado en mercados y economía, algo que me parecía impensable en la Universidad. He trabajado en El Economista, FondosWeb, Mi Cartera, El Confidencial; he sido fundador y acabé dirigiendo Negocio & Estilo de Vida, y colaboré en distintos medios durante mi vida profesional. Estoy desde la gestación de Vozpópuli, donde desarrollo funciones de subdirector. Creo que la prensa es un supervisor democrático insustituible, por lo que me gustaría ver editores limpios, que se preocupen por la profesión y la defiendan.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #15 MaxEstrella

    Los mayores errores de Aznar no son los que usted apunta (la guerra de Irak, el...

  • #12 astur

    Beppe le sigo leyendo con asombro porque sigue defendiendo lo indefendible.Las...

  • #27 CardCisneros

    @beppe #26 Los enarcas son admirables y repulsivos a un tiempo. Ya quisiéramos...