sábado 26 de julio de 2014

Al dente

España se quema ¿por dentro o por fuera?

Cristina de la Hoz (25-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Últimos posts

Por todos los lados. Me gustaría venir con mejores noticias y hay expertos en la materia (económica no forestal) que creen vislumbrar un cierto resquicio de esperanza en el aviso de Moody´s a Alemania, Holanda y Luxemburgo. "Que si dejáis caer a Grecia o lleváis a España y a Italia hasta el rescate os rebajo la máxima calificación. Cuidadito". Vaya, lo paradójico sería que nuestra salvación viniera de las tan denostadas agencias de calificación, esas que llevan dos años amargándonos la vida y echándonos una mano al cuello cada vez que queremos boquear. Sería un caso claro del pirómano bombero o del bombero pirómano, no lo tengo muy claro. Pero si en esto hay que ir de la mano del diablo, adelante, tienen toda mi aquiescencia.

Ya se sabe que cuando hay que buscar al culpable de un incendio intencionado los primeros sospechosos son los que se apuntan voluntarios a apagar el fuego. Es la mejor manera de disfrutar de los estragos de su "obra", ver las llamas, sentir su calor... Los recientes incendios que han asolado ya más masa forestal que en todo 2011 son una buena metáfora de la situación anímica por la que pasa el país. Cuando este fin de semana escuché aquello de que se había interrumpido la conexión con Francia por el paso de La Jonquera tuve una curiosa sensación de orfandad. Aquella era la foto fija de un país, el nuestro, ante una Europa que cada vez parece más extraña mientras aquí se incendiaban el Ampurdán y Las Hurdes, porque el fuego no sabe de fronteras autonómicas ni de agravios comparativos ni de balanzas fiscales.

El consejero de Interior de la Generalitat catalana, Felip Puig, busca como un poseso la mano que arrojó la colilla desde un automóvil que transitaba por la carretera de Portbou y yo me pregunto cuántas manos se han dedicado a arrojar colillas incendiarias en estos dos últimos años. Quizá muchas de ellas quieran venir ahora con la manguera salvadora conscientes de que se les ha ido la mano y no querían quemar tanto campo. Mi subdirector, Manuel L. Torrens, tiene esa sensación. Me apunto, pero no me resisto a querer identificar a los pirómanos porque sí, estamos achicharrados por fuera, pero más por dentro.

Autor

Cristina de la Hoz

No, no se trata de un blog sobre cocina o gastronomía aunque pueda parecerlo. Con más de 20 años de profesión, con un libro sobre la sucesión de Aznar y con mi presencia en distintas tertulias de radio y de televisión, aspiro a ofrecer comentarios en su justo punto de cocción, ni demasiado crudos ni tampoco pasados. Más allá de la inmediatez de la noticia, del ruido y de los globos sonda. Desde Vozpópuli.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #1 Pepedomingocastanas

    No sé si esto ha sido obra de alguien que en realidad no quería destrozar...

  • #2 Metesaca

    Ninguna de las dos. Interesa que así parezca para vender sensacionalismo.

  • #3 lucernario

    No sabía que calaban tanto esas noches en blanco dedicadas a series yanquis a...