jueves 31 de julio de 2014

A mi bola

Barça is not Catalonia?

Enrique Marín (27-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

La Federació Catalana de Futbol tardó poco en responder. Y, además, lo hizo como la ocasión lo requería: enérgicamente. En cuanto conoció que el Barça mandaría al equipo filial a jugar la primera edición de la Supercopa de Catalunya contra el Espanyol, decidió suspender esta competición y, ya puestos, también la final de la Copa Catalunya. Por su propia honorabilidad y la de sus dirigentes. Por respeto a quien iba a ser su rival el martes en Montjuïc. Y, sobre todo, por la dignidad del fútbol catalán al que el Barça tanto dice representar, aunque con desplantes como éste -y otros anteriores- no lo demuestre. Ya lo dijo Diógenes el Cínico: el movimiento se demuestra andando.

"Nuestra intención era hacer una fiesta del fútbol catalán y destinar el dinero de la recaudación al fútbol base", reza el comunicado de la FCF, que deja sin argumentos al Barça de cara a la rueda de prensa conjunta prevista para el lunes. Eso sí, luego en Can Barça se le llena la boca diciendo lo mucho que representan para Catalunya. Mucho lucir la senyera en la camiseta, presumir de ser més que un club, dar ruedas de prensa íntegramente en catalán -hasta aquí todo muy respetable- y hasta servir de altavoz a políticos de tres al cuarto como el ínclito Alfons Godall, ex directivo de Joan Laporta, otro que tal baila en estos asuntos, que se atrevió a llamar mercenarios a Piqué, Xavi, Valdés, Cesc, Busquets y Jordi Alba por "jugar y colaborar en el triunfo de la selección enpañola en la Eurocopa" -esto último, reprobable-.

Seamos serios. Si al Barça le era imposible jugar la Supercopa de Catalunya con su primer equipo, que no se hubiera comprometido a disputarla. ¿Acaso hará lo propio en la Supercopa de España o lo hizo en la de Europa? El desplante a la Federació Catalana y, por extensión al Espanyol y a todo el fútbol catalán, retrata a Sandro Rosell, como antes lo hizo con otras Juntas, pues la Copa Catalunya ya había sido despreciada anteriormente por el club azulgrana. Tanto bla, bla, bla y cuando hay que ser coherente, donde dije voy, mando al filial. Lamentable. Indigno de un club tan grande como en Barça, cuyos socios y aficionados deberían ser los primeros que protestaran. Acaso Barça is not Catalonia? Pues lo parece.

Autor

Enrique Marín

Sólo presumo de ser donostiarra y lo que ello conlleva, incluido un Realismo que no escondo. Periodista deportivo por vocación, la nobleza me vino de serie. Adiestrado en la Universidad de Navarra, debuté en El Diario Vasco, crecí en Marca, maduré en As y me desengañé en Público. Ahora recupero la ilusión uniéndome al proyecto de VozPópuli: el valor de ser libres y fiables, los pilares del Periodismo en el que creo. Acostumbro a ir a mi bola y a veces puedo parecer beligerante, aunque siempre procuro diferenciar el quién del qué. Al contrario de lo que dijo mi admirado Groucho Marx, estos son mis principios; si no les gustan, no tengo otros.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #3 perhaps

    Primero, los catalanes (y no digo los barcdelonistas que sólo son unos como...

  • #1 Caspu

    Es bastante lamentable la actitud de muchos responsables de ese club que toman...

  • #2 juanjuris

    Pero, ¿acaso si un equipo no se presenta, se le dá por perdido el encuentro...