domingo 20 de abril de 2014

Punto de equilibrio

La vuelta al landismo (o no), en manos
del gran manipulador de los mercados

Manuel L. Torrents (27-07-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Sigo alucinando con la tranquilidad con que se asume el hecho de que las intervenciones de Mario Draghi, calculadas al milímetro y hechas en open market, se salden con unos hundimientos o unos subidones de los mercados espectaculares. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), como buen hombre de Goldman, sabe mejor que nadie qué pasa cuando un capo de un organismo emisor habla en un sentido u otro, con todo el mundo pendiente al milímetro de sus palabras. Draghi es perfectamente consciente de los bajos volúmenes de negocio y las enormes posiciones especulativas del momento, que multiplican la volatilidad. Pero no se corta: sus declaraciones de hace unas semanas causaron un enorme cambalache, acelerando decisiones muy dolorosas. Él lo sabía, pero dio igual. Ahora, sin embargo, ha cambiado de discurso, nadie sabe la razón concreta. 

Por ejemplo, me jugaría macetas contra fincas que si el pasado 5 de julio llega a decir que defenderá a muerte la unidad del euro (cosa que, por otro lado ¡es su obligación!) en lugar de que apoyaría la política alemana y nada más, la cerrazón de los mercados no habría obligado a Repsol y Telefónica a buscarse la vida con medidas casi draconianas. Y, tal vez, tampoco las Comunidades Autónomas.

Pero bueno, antes dijo una cosa y ahora ha dicho otra que nos ha aliviado mucho la presión del momento. Parece que ha habido un claro cambio de mensaje en estos días sobre el futuro del euro. A los alemanes ya les han amenazado las agencias de rating sobre el impacto que tendría tanto la caída de España (e Italia), como el coste de su rescate. En ambos casos les retiraban la triple A. Si a eso se suma el tercer IFO consecutivo a la baja, la previsión de PIB negativo y un horizonte electoral para el año que viene complejo, resultaba lógico que aparecieran los ánimos conciliadores en los políticos germanos con la Eurozona en general y España en particular, que no en vano, ahí es donde colocan más del 50% de sus ventas. Pero se han hecho de rogar de una manera…

El Buba se mueve en la foto

Unos buenos ánimos que ahora, mira por donde, son capaces de enturbiar los del Bundesbank. Va a resultar que se pasan de ortodoxos para Merkel. Como van por libre, mantienen el discurso antiguo y ya ha tenido que salir la canciller a enmendarles. Resultaría hasta divertido, si no fuera porque nos va la vida a todos en esta batalla.

Merkel ha dicho por activa y por pasiva que no va a permitir que sus generaciones futuras tengan que pagar nuestras deudas. Y yo le aplaudo. Tiene toda la razón. Es más, le echo en cara que nos ha impuesto reformas equivocadas. Tenía que haber dado más caña y apoyar al Gobierno en la cuestión regional. Rajoy se ha desgañitado subiendo el IVA, el Irpf; aplicando el copago, cuando lo que habría querido es que las autoridades europeas le impusieran recortes a las competencias de las Comunidades. Por ahí se adelgaza el estado.

Tenemos 17 regiones con sus respectivos parlamentos autonómicos que, en estos años, han demostrado ser por encima de todo un saco de gastos y un nido de corruptelas. ¿Me desmiente alguien?... Sigo. El catalán tiene 135 diputados, el madrileño 129, el andaluz 109, el vasco 'sólo' 75… Un Gobierno español no puede meter mano ahí. Ni siquiera uno de concentración nacional. Ahora, si es una imposición de Bruselas… Uno, que es muy burro, prefiere ver recortes por ahí que en sanidad o educación, aunque se rasguen las vestiduras muchos patriotas regionales.

Estos días se ha dicho que Peces-Barba estaba dolido con las comunidades nacionalistas por su papel poco agradecido con la Constitución. Se fue generosas con ellas y y devolvieron rencor, como esos hijos díscolos a los que, por mucho que se mime tratan mal a los padres y cuando les regalan el gti descapotable al cumplir los 18 no esbozan ni media sonrisa de agradecimiento, porque dan por hecho que es lo mínimo que se merecen, aunque los padres se hayan dejado el alma comprándolo. No valoran lo más mínimo. 

Por ahí nos viene un montón del gasto de esta locura de Estado que tenemos, aunque el gran lastre es la deuda privada. No es tanto la sociedad la que ha vivido por encima de sus posibilidades, sino una serie de élites. El administrativo que se ha comprado un coche de alta gama con cargo a su hipoteca suda sangre para pagarlo. Y si no, se lo vende. Los que de verdad se han pasado han sido Florentino comprando Iberdrola, Sacyr atacando Repsol; la CCM financiando aeropuertos y opas a los Sanahujas de turno; Caja Madrid poniéndole el dinero a Martín para Fadesa, Bancaja tomando participaciones financieras en todo el Ibex… Más del 50% de la deuda de España es societaria, no pública ni particular.

Quien facilitó ese chorro de dinero a espuertas fue Alemania principalmente, con esos tipos artificialmente bajos que impuso al BCE y ese exceso de ahorro que nos exportó. Que España es un gran desastre; de acuerdo, pero que aquí hay culpa para todos, también. Se trata de llevarnos bien y levantar esto entre todos, no de que unos se vayan de rositas y otros sufran el llanto y rechinar de dientes, aprovechando que el mercado discrimina (de momento) y permite financiarse gratis a unos, mientras otros no levantan cabeza.

De vuelta al landismo

Si España sale del euro porque los mercados nos repudian definitivamente, deberemos volver a tener moneda propia y acometer una devaluación interna para que volvamos a ser atractivos en términos de costes. Sólo así captaríamos industria manufacturera de poco valor añadido. Tal vez las empresas que ahora exportan tanto mejorarían aun más pero ¿lo suficiente para evitar que España volviera a los años 60?

Se acabaron los AVE´s, las autovías con túneles de 8 kilómetros en plena montaña, las universidades en cada pueblo, los hospitales de capricho… Aunque en aquellos tiempos de landismo no se vivía mal. Eso sí, la gente no se iba de vacaciones a Bali, como hemos hecho ahora; como mucho a Benidorm o Torremolinos. Y eso, los acaudalados; que lo normal era ir al pueblo.

El futuro de todo eso está en manos de algunos que son conscientes de que manejan los mercados a su antojo. Con unas palabras y algo de actitud tienen capacidad de cambiar las cosas. Ahuyentan a los inversores, o los atraen. Abren o cierran grifos a voluntad. 

¡Lo que ha molestado históricamente a la CNMV que alguien pudiera influir mínimamente en las cotizaciones! Estuviera quien estuviera, se ponía negra cuando algún medio de comunicación adelantaba alguna noticia empresarial de relevancia. Obligaba a comunicar a la empresa en cuestión y les preguntaba a los directivos que quién c… había filtrado tal información a la prensa. Incluso algún presidente iluminado estuvo tentado de intentar meter mano en las informaciones económicas de los medios, cosa imposible a no ser que se quisiera volver al castrismo.

Pero Draghi mueve los mercados a su antojo y rige nuestros destinos. ¿Quién le supervisa a él? 

Autor

Manuel L. Torrents

Periodista especializado en mercados y economía, algo que me parecía impensable en la Universidad. He trabajado en El Economista, FondosWeb, Mi Cartera, El Confidencial; he sido fundador y acabé dirigiendo Negocio & Estilo de Vida, y colaboré en distintos medios durante mi vida profesional. Estoy desde la gestación de Vozpópuli, donde desarrollo funciones de subdirector. Creo que la prensa es un supervisor democrático insustituible, por lo que me gustaría ver editores limpios, que se preocupen por la profesión y la defiendan.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #1 DesDeBCN

    Lo que no se puede tener es un BCE que sirve única y exclusivamente a los...

  • #7 John_Locke

    En cuanto a lo del señor Draghi, sería curioso, y no acuso de nada a nadie,...

  • #3 xsynester

    Gran razón tienes Manuel, que curioso que Moodys amenazara con quitar la...