Desde la heterodoxia - 04.08.2012

Rajoy, pida el rescate completo y convoque elecciones

Todas las medidas económicas adoptadas por Rajoy y su ejecutivo, desde que llegaron al poder, no han hecho sino ahondar más la profunda crisis económica en la que estamos inmersos. Sin crecimiento económico en el horizonte de los próximos años, a cualquier carga financiera, la deuda de nuestro país es insostenible, y eso lo saben muy bien los mercados, actuando en consecuencia.

Las propuestas de nuevos ajustes para los próximos dos años por valor de 102.000 millones de euros, anunciadas este viernes por el ejecutivo, además de inmorales, son una estafa, un suicidio colectivo. No les quepa ninguna duda que estas nuevas restricciones fiscales acabarán generando más déficit público.

Lo que empezó siendo una brutal crisis de deuda privada, ignorada por los asesores económicos del actual ejecutivo, aunque también del anterior, ha acabado transformándose en una crisis de deuda soberana. España ya no puede financiarse por sí sola en los mercados financieros. Solo le queda una opción señor Rajoy, pedir el rescate completo, y convocar elecciones anticipadas. Los españoles no merecemos tanta ignominia.

Rajoy, Monti, España e Italia

En su primera rueda de prensa tras un consejo de ministros, ocho meses después de su llegada a Moncloa, algo insólito en un país democrático, dio una imagen abatida, triste, superada por los acontecimientos. Lo que más me preocupó, sin embargo, fueron algunas de sus respuestas a las preguntas de los periodistas.

Usted considera que los mercados financieros están siendo inmisericordes con España, y que a los actuales tipos de interés nuestra economía no podrá financiarse. Hasta ahí correcto. La confusión vino después. Mientras Monti dejaba la puerta abierta al rescate, usted respondió que ya vería, porque Italia y España no son iguales, textualmente afirmó “Italia tiene mucha más deuda pública que España”.

Realmente respuestas como estas son preocupantes por que demuestran que su diagnóstico del problema es incorrecto, y, por lo tanto, sus medidas de política económica inútiles. Italia, como Alemania o Francia, tiene mucha más deuda pública que España, sí, es cierto. Pero a diferencia de nuestro país su deuda privada es muy inferior y tiene suficiente ahorro interno como para implementar control de capitales y financiarse por sí sola, como está haciendo ahora Islandia, por ejemplo.

Sus asesores le deberían explicar que las familias, las empresas no financieras, el sector financiero y el Estado son los cuatro sectores de la economía que invierten, ahorran y piden prestado, en base a sus decisiones. Pues bien, la deuda total de la economía española, la suma de valores distintos de acciones y el saldo vivo de préstamos, ascendía a finales de 2011 a 4,3 billones €, o lo que es lo mismo, un 402% de nuestro PIB. Mientras que la deuda de las familias representaba a cierre de ese año el 83% del PIB, los empréstitos de las sociedades no financieras y de las entidades financieras alcanzaban, respectivamente, el 136%, y el 107% del PIB. ¡La deuda de las administraciones públicas sólo representaba el 77% del PIB! El resto, sobre un 325% del PIB, es deuda privada.

De la crisis de deuda privada a la crisis soberana

Cuando los mercados nos atacan es porque han visto un filón en la inconsistencia de sus medidas económicas. En España la deuda del sector privado alcanza el 325% del PIB, y no se va a poder pagar. Como consecuencia, la banca española, que de manera irresponsable concedió dicha deuda, es insolvente. En este contexto los sectores privados entran en una profunda recesión económica: las familias disminuyen el consumo y recuperan ahorro; las empresas no financieras no invierten, destruyen capital ya instalado, y despiden a trabajadores; y las entidades financieras cortan el grifo del crédito, en un contexto de incremento de la mora, y tratan de recapitalizarse a costa de los contribuyentes. Los ingresos públicos se hunden, aumenta el déficit público y se incrementa la deuda del Estado. En este blog estamos hartos de detallar que nos encontramos en una recesión de balances.

En una recesión de balances, además de intervenir el sistema bancario, y reestructurar la deuda privada, como condiciones necesarias para salir del pozo, la única herramienta de política económica que permite mantener la demanda es la política fiscal. Y usted no sólo no ha hecho nada de esto, sino que, guiado un desprecio por todo lo público, aplica el mayor recorte presupuestario de nuestra historia: aumentos de impuestos, recortes salariales, eliminación del gasto social, deterioro de los bienes públicos, paralización de la poca obra civil que quedaba. Más adelante tocará las pensiones, el subsidio de desempleo, en definitiva, empobrecerá aún más a ese electorado al que usted engaño con un discurso vacio, lleno de tópicos, y vaguedades.

Cabría preguntarse si las élites que tanto le jadean, aquellas que ahora son incapaces de generar rentabilidad en los negocios que emprendieron, muchos de ellos antiguos monopolios naturales, y ahora oligopolios y monopsonios, lo que en realidad desean es obtener esos beneficios a través de la explotación de los bienes públicos.

Nuestro crecimiento económico se hunde irremediablemente, y con ello los ingresos fiscales. Los especuladores atacan nuestra deuda y la carga financiera nos asfixia. Entramos en un círculo vicioso, infernal. Al final señor Rajoy, su política económica expande aún más el déficit y la deuda pública. ¡Acaba de transformar una crisis de deuda privada en soberana! Y eso los mercados claro que lo saben.

Punto de no retorno

Sus expectativas para mantenerse en el poder durante los siguientes meses pasan por la inmediata compra masiva de deuda soberana periférica en mercado secundario por parte del BCE. Para ello implementa un durísimo ajuste fiscal, como el presentado para el período 2013-2014, que “justifique” que el BCE primero, y el fondo de estabilidad, después, compren deuda soberana.

Desde este blog ya le hemos advertido señor Rajoy que todo ello no va a valer para nada. La política monetaria es irrelevante, estamos en trampa de la liquidez. Momentáneamente, como ocurrió en la segunda mitad de 2011, puede que se reduzca la prima de riesgo. Sin embargo, el hundimiento de la actividad económica, consecuencia de su política fiscal y salarial restrictiva, en la actual recesión de balances, hace que estemos ya en un punto de no retorno.

El ejecutivo del PP socializó unas pérdidas privadas, la de nuestro sistema bancario, e implementó un durísimo ajuste fiscal y salarial, totalmente inadecuado en la recesión actual recesión de balances. Como consecuencia ellos solitos nos han llevado a donde estamos, y la situación va a empeorar. Por un lado, se demostrará que la cuantía del rescate bancario es insuficiente, y que finalmente se aproximará a los 250.000-300.000 millones de euros. Por otro lado, la economía global entrará en recesión a finales de 2012. Y, ¿entonces qué?

Lo dicho, pidan ya el rescate, y convoquen elecciones, aunque sus sondeos internos no les den ni 100 diputados. Su tiempo, aunque muy corto, ya pasó, los españoles no nos merecemos tanto castigo. Respecto a las alternativas, desde este blog ya las hemos analizado, explicado, y detallado hasta la extenuación.

Autor

Juan Laborda

La actual crisis económica ausculta algo trascendental que no se debate en los medios. Se trata del vacío intelectual y del escaso soporte empírico de muchas teorías macro y micro que se imparten en las universidades y se engullen como dogmas de fe. Tras ser economista y estratega jefe de varias entidades financieras, alguien ha tenido la ocurrencia de ponerme un blog; con él aspiro a irrumpir en los cafés, las facultades y las porfías entre enemigos reconciliables para evidenciar las carencias de las teorías dominantes.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #1 DesDeBCN

    AMEN !!! Es tan simple, parece tan obvio que parece mentira que esos sabios...

  • #4 martinpirard

    Muy de acuerdo...pero a base de proteger a las élites políticas y su...

  • #6 Rufus_TF

    @telemaco #5 No implica eso, ellos siguen. Implica que te bajan la pensión,...