jueves 24 de julio de 2014

De cara

Fàbregas, incoherente e inoportuno

José Miguélez (06-08-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Cada uno es muy libre de sentirse español, catalán o las dos cosas, de pregonar sus aspiraciones de independencia o de suspirar por la posibilidad de jugar con una selección aún no reconocida. No hay nada malo en la reivindicación de Àlex Fàbregas, al que le gustaría estar representando a Catalunya en los Juegos en vez de a España. Tampoco pasa nada porque le toque más la fibra escuchar Els segadors que el himno español, cada cual se emociona con lo que se emociona.

Sí sería recomendable que, algo que no ocurre con frecuencia en España, ante los símbolos, propios o ajenos, se guardara el respeto que por ejemplo exhibió ayer Usain Bolt cuando interrumpió su entrevista victoriosa con RTVE tras arrasar en los 100 metros porque en ese momento comenzó a sonar el himno estadounidense en honor de Sanya Richards, subida en el podio al otro extremo del estadio por su oro en 400. La borrachera del triunfo no le impidió al jamaicano priorizar con toda naturalidad la buena educación y los valores.

Tampoco es cuestión de que la delegación española se ponga estupenda con los nacionalismos, que nunca son buenos. Pero menos dado su afán por convertir a la ciudadanía española a cualquier deportista con capacidad para mejorar las prestaciones de sus equipos. La diplomacia corre rápida con los pasaportes de conveniencia, le aguantaría una carrera al mismo Bolt. Lo que sienta cada cual le importa más bien poco a las federaciones, lo trascendental es que ayude a ganar. Pero a ninguno de esos deportistas ganados para la causa a golpe de interés o talonario se le escucha renegar del país que le acoge o le contrata o herir la sensibilidad de sus aficionados.

Le guste o no, Àlex Fàbregas compite en Londres por España. No tiene opción de hacerlo con otro país, como el propio jugador de hockey dice, pero sí tendría la opción de no hacerlo bajo esa bandera que tanto le incomoda. Que no juegue y punto. Sería lo coherente si de verdad tiene tan arraigado ese sentimiento que airea en alto. No lo hace, prefiere servirse de esa condición de español que le molesta para cumplir el sueño personal de competir en unos Juegos.  

Su particular sentido de la dignidad le obliga, eso sí, a dejar bien clara en mitad de los Juegos y en los medios del país del que sí se siente miembro su exclusiva catalanía. “Cuando juego disfruto por mí, por los compañeros, por la gente que me viene a ver; en ningún momento juego pensando que lo hago por España”, dice con evidente inoportunidad y sin tener en cuenta (o tal vez sí) que con esa frase muchos de los aficionados del país que representa (se ponga como se ponga) puedan sentirse ofendidos o dolidos.

Más allá de que no fuera el momento ni el lugar, las declaraciones de Àlex Fàbregas son en el fondo poco inteligentes. Meten en un lío gratuito a sus compañeros y sobre todo al seleccionador que le alista, agitan el debate ambiente y le ponen en contra a miles de aficionados. Porque el jugador se arriesga a que ese desprecio por todo aquel que no sea él, sus compañeros o la gente que acude a verle al campo, al que tiene derecho, le sea correspondido ahora por los excluidos (siempre en los mismos términos civilizados que él ha empleado, evidentemente los insultos que le han obligado a cerrar su cuenta de twitter no tienen defensa). Que esa gente disfrute de las victorias de España, como la trepidante del domingo ante Argentina, por todos menos por él.

Autor

José Miguélez

Voy en dirección contraria por el periodismo deportivo desde finales de los ochenta. O antes, porque ya en el colegio miraba, sentía, preguntaba, discutía, provocaba y sospechaba. Y así seguí allá donde estuve: EFE, Ya, Onda Madrid, El País, Cope, Marca, Público, ABC Punto Radio, Sportyou… Huyo a la carrera de las posiciones de conveniencia y soy muy dado a pensar mal. Analizo comportamientos no la bandera de quien los tiene. Me quejo mucho y desconfío, sí, pero siempre (o eso intento) con honestidad, coherencia y de cara. Tengo un gusto concreto y mi propia subjetividad.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #10

    @beppe #7 otra de tus "trollas" esta prohibido insultar y amenazar via twitter...

  • #11 albfon

    Por primera vez durante el mes de julio las exportaciones catalanas hacia otros...

  • #4 acabose

    @caboran #2 Habeis convertido a Cataluña, en catetoluña. Que pena.En fin...