Desde la heterodoxia - 15.08.2012

No, Rajoy, España ni es ni será nunca Alemania

El gobierno y sus satélites justifican su ineficacia mediante un recetario cargado de planteamientos ideológicos vacuos y falsos. Desde este blog ya hemos rebatido dos de las ideas que los círculos de poder alrededor del gobierno repiten de manera machacona. Sí que hay alternativas a su desastre, basta con mirar la evolución de la prima de riesgo de Francia desde que Hollande llegó al Elíseo. Los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades sino nuestras élites económicas y financieras, al ser el sistema financiero y nuestras grandes empresas las responsables últimas de un endeudamiento neto externo récord, que no se podrá devolver.

Sin embargo, para mi sorpresa, empiezan a utilizar otro razonamiento falaz. Los recortes salariales, los aumentos de impuestos, la reforma laboral, el empeoramiento de servicios básicos como la educación o la sanidad, tratan de replicar las recetas del otrora canciller alemán Gerard Schroeder, y que, según los voceros del Gobierno, están detrás del actual crecimiento económico alemán.

No se ha entendido el papel que las burbujas del sur de Europa juega como catalizador del crecimiento alemán

De nuevo vuelven a distraer al personal. Desconocen la recesión de balances que ha experimentado Alemania desde la reunificación; ignoran la composición del PIB alemán y las razones sociológicas que hay detrás de la misma; y, sobretodo, aún no han entendido el papel que las burbujas financieras e inmobiliarias del sur de Europa jugaron como catalizador del crecimiento alemán y de su peso actual como principal acreedor europeo.

Recesión de balances y composición del PIB de Alemania

Alemania y Japón son los dos primeros países occidentales que saldrán de la actual crisis sistémica de recesión de balances. La razón es muy sencilla, llevan más de dos décadas en ella. Sin embargo, la pujanza de los países emergentes y de aquellos países occidentales cuyo patrón se baso en una retroalimentación deuda-burbujas-consumo (Irlanda, España, Reino Unido, o Estados Unidos son buenos ejemplos) les permitió un crecimiento vía exportaciones e inversión, mientras desinflaban sus burbujas inmobiliarias y desapalancaban sus balances privados.

España, UK y EE.UU. entrarán ahora en una recesión de balances en la que Japón y Alemania llevan más de dos décadas

Mientras que en España, Estados Unidos o Reino Unido el consumo privado representa más del 70% del PIB, en Japón o Alemania apenas supone el 50%. En Alemania el crecimiento promedio del consumo privado desde 1990 ha sido del 0%. Algo parecido le ocurre a Japón. Ambas economías, además de presentar una estructura demográfica que favorece dicho proceso, estaban inmersas en una recesión de balances, aquella en la que acaban de entrar o entrarán, casi veinte años después, países como España, Reino Unido o Estados Unidos.

Alemania presenta insuficiencia crónica de demanda

Alemania presenta una insuficiencia crónica de demanda, y su objetivo es colocar fuera sus excedentes de producción para alcanzar el pleno empleo (superávits por cuenta corriente), mediante mejoras de su competitividad a través de una disciplinada clase trabajadora. Estos superávits se traducen en déficits para el resto de países, que reciben el ahorro alemán, generándose burbujas financieras y procesos de endeudamiento en los países del sur.

Al final las burbujas acaban estallando, pero conforme los individuos del sur pagan sus deudas y no contratan nuevas, se debilita la demanda agregada, pero no sobre la producción alemana, sino sobre la propia, y este proceso de desendeudamiento tiene efectos negativos sobre los países del sur. Empiezan a funcionar los estabilizadores automáticos, caen los ingresos fiscales y aumentan los gastos, disparándose el déficit público como respuesta al desendeudamiento privado. Como consecuencia se incrementa la deuda pública.

¿Qué ocurre entonces? Los inversores se resisten a comprar esa deuda, pura cuestión de confianza, tal como le está pasando a España, y desde el norte se impone austeridad fiscal. Se incrementa el descontento social, que a su vez acelera el incremento de los tipos de interés, que a su vez aumenta la deuda sobre el PIB. Se entra en una dinámica perversa acreedor-deudor, que acaba hundiendo al deudor.

La solución pasa por una quiebra del deudor (España) o por una reestructuración de su deuda

Como Alemania no quiere incurrir en un déficit por cuenta corriente, saludable para el resto, la solución requiere una extinción de la deuda porque ésta inhibe la demanda y lastra el dinamismo de la economía. ¿Cómo se puede extinguir esta deuda en el seno de la Unión Europea? Caben varias alternativas. Bien mediante la quiebra de los deudores, bien vía expropiación del patrimonio de los países deudores (privatizaciones, recortes salariales, empeoramiento servicios públicos…), o a través de una reestructuración de la deuda o default. Desde este blog siempre hemos apostado por una reestructuración de la misma.

El sur de Europa al rescate de Alemania

Poco se puede pedir de un Gobierno que ignora la recesión de balances en la que estamos inmersos, y que obvia las distintas composiciones del PIB. Nuestro gobierno debería plantar cara y poner de manifiesto ante Merkel que el “problema de competitividad” de los países del sur de Europa fue consecuencia de una política monetaria excesivamente expansiva del BCE. Ésta tenía como objetivo último estimular la economía con el fin de que Alemania no tuviera que expandir su crecimiento vía política fiscal.

No hubiera habido necesidad de una política monetaria tan expansiva por parte del BCE, y por lo tanto, ninguna razón para que la brecha de competitividad con el resto de la zona euro se ampliara a los niveles actuales, si Alemania hubiera utilizado el estímulo fiscal para hacer frente a la recesión de balances. Los creadores del Tratado de Maastricht no preveían una recesión de balances en la elaboración de dicho documento. El actual problema de competitividad sólo es atribuible al límite del 3% del Tratado sobre el déficit fiscal, lo que coloca exigencias poco razonables en materia de política monetaria del BCE durante este tipo de las recesiones.

Ideología, intereses de clase, y política económica

Sin embargo, la política económica del Gobierno de Rajoy obedece a un recetario basado, por un lado, en la defensa de los intereses de la clase dominante, y, por otro, en la aplicación de los principios ideológicos bajo los cuales se educaron. La reforma del mercado laboral o la política fiscal restrictiva forman parte de eso que ellos presentan como verdades indiscutibles, cuando en realidad reflejan juicios de valor, alimentados por la ideología dominante, la suya, la neoliberal.

La deflación salarial hundirá aún más la actividad económica y es ideal para los acreedores, que no quieren oir la palabra quita

En una crisis de deuda privada como la actual, la deflación salarial implícita en la reforma del mercado laboral y su programa de austeridad fiscal hundirán aún más la actividad económica. Eso sí, mantienen los privilegios de una élite financiera que nos ha llevado a la situación actual y que en nuestro país aún no ha pagado por lo sucedido, y es ideal para unos acreedores que no quieren oír la palabra quita o reestructuración de la deuda, único camino posible para salir de la actual recesión.

Autor

Juan Laborda

La actual crisis económica ausculta algo trascendental que no se debate en los medios. Se trata del vacío intelectual y del escaso soporte empírico de muchas teorías macro y micro que se imparten en las universidades y se engullen como dogmas de fe. Tras ser economista y estratega jefe de varias entidades financieras, alguien ha tenido la ocurrencia de ponerme un blog; con él aspiro a irrumpir en los cafés, las facultades y las porfías entre enemigos reconciliables para evidenciar las carencias de las teorías dominantes.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #14 wilcox

    Todos esos analisis a posteriori tienen mucha gracia. Cuando el BCE nos regaba...

  • #8

    Me pregunto si todo el dinero prestado a España durante los años de bonanza...

  • #4 SkunkWorks

    Interesante Sr. Laborda, la solucion para la deuda de España es una quita de...