Desde la heterodoxia - 25.08.2012

La prima de riesgo solo se reducirá con quitas de deuda

En declaraciones recientes nuestro ministro de economía, Luis de Guindos, solicitó “una intervención contundente y sin límite previo del BCE”. Y es este temor a una intervención masiva del regulador europeo, como ya ocurrió en la segunda mitad de 2011, lo que ha reducido nuestra prima de riesgo, el diferencial de nuestro bono soberano a 10 años respecto al alemán, desde niveles próximos a 575 puntos básicos a los 500 actuales. Previa a la intervención del BCE, España deberá solicitar el rescate al fondo de estabilidad europeo (EFSF).

Sin embargo, ni el BCE puede comprar sin límites deuda soberana española o italiana, ni la solución pasa por pedir un rescate sujeto a unas condiciones de austeridad que no se podrán cumplir. La mejora de nuestra prima de riesgo, por lo tanto, será efímera en el tiempo, salvo que finalmente se produzca una reestructuración de nuestra deuda, básicamente privada.

Límites a la intervención del BCE, su propio balance

Si el Banco Central Europeo compra deuda soberana española o italiana en mercado secundario, o concede préstamos masivos a la banca europea, debe financiarlo incrementando la base monetaria. Por un lado, aumentará el tamaño de su balance, pero éste no puede crecer o apalancarse sine die. Por otro lado, no tiene porque suponer un incremento del dinero en circulación.

Como consecuencia de las distintas expansiones cuantitativas, que tanto reclaman ahora nuestras élites financieras, económicas, y mediáticas, el balance del BCE ya se ha incrementado desde los 1,16 billones de euros a principios de 2007 hasta los 3,09 actuales. Por lo tanto, el crecimiento del tamaño del balance es superior al 166%. El nivel de apalancamiento, es decir, la proporción de la deuda del BCE respecto a sus fondos propios ha pasado de 17,6 veces a 35,9 veces.

Si sus activos se ajustaran a precios de mercado, un aumento de los tipos de interés de su cartera de bonos soberanos, o una quiebra de alguna de las entidades financieras a la que han concedido crédito, lo cual sucederá, acabarían con la base de capital del propio BCE. Por lo tanto, compras sin límites de deuda soberana de países periféricos podrían producir pérdidas netas para el banco central, lo que equivaldría ya a una expansión fiscal y no monetaria.

La expansión de la base monetaria no crea dinero

Los beneficios y efectividad de las intervenciones de los bancos centrales son cada vez más pequeños y de corta duración. El activismo de la política monetaria se basaba en la suposición de que existe una relación predecible entre las reservas bancarias y los préstamos bancarios. El concepto generador de dinero fácil es que el Banco Central, a partir de la compra de deuda soberana o concesión de préstamos a la banca, crea nuevas reservas bancarias, y los bancos las prestan. Estos préstamos se gastan, y lo obtenido es depositado en otros bancos, como cuentas corrientes. Todo lo que no es necesario mantenerlo como reservas es entonces prestado de nuevo, y gracias a la magia del dinero, préstamos y depósitos bancarios multiplican por muchas veces la inyección inicial de las reservas.

En el mundo real los bancos centrales no pueden controlar la creación de dinero privado por los bancos comerciales mediante el control de las reservas. Más bien al revés, en el mundo real los bancos comerciales extienden el crédito, creando depósitos en el proceso, y luego miran las reservas.

Lo que está pasando ahora es que todo el incremento en la base monetaria se produce en lo que antaño era el concepto residual, los depósitos mantenidos por las entidades de crédito en el propio banco central, es decir, las reservas. Se trata del motivo prudencia de las entidades bancarias, que en la crisis actual se ve ampliado por las dudas sobre la valoración de sus activos, los fuertes aumentos de la morosidad, los problemas de liquidez, en definitiva por dudas sobre su propia solvencia.

La política monetaria ya ha fracasado, no vale para nada. La única solución para remontar el vuelo pasa, como condición necesaria aunque no suficiente, por una restructuración coordinada de la deuda privada de occidente, que no se va a poder pagar.

Reestructuración de la deuda

La enorme deuda privada en la mayor parte de los países desarrollados es lo que lastra su capacidad de recuperación económica, y acaba finalmente contaminando a su deuda soberana. Por eso la solución menos costosa en términos sociales para los países desarrollados altamente endeudados, y con el fin de evitar que el conflicto social dinamite sus perspectivas de recuperación futura, consiste en llegar a acuerdos de quita y demora en la deuda con sus acreedores, similar a lo que ocurrió en 1956 con el Club de París, donde se condonó deuda que los entonces países subdesarrollados tenían con los otrora desarrollados.

Debería acordarse una reducción global de la deuda, que es fundamentalmente privada, ya que es impagable a escala mundial, que conllevara una reducción del sector financiero privado mundial, que fue quien la concedió. Además, se debería promover el desarrollo de eficaces instituciones financieras públicas y democráticas de ámbito global, y una nueva política monetaria con una nueva moneda reserva diferente al dólar.

Según nuestros cálculos, mediante modelos autorregresivos VAR bivariantes y trivariantes, una quita de deuda privada del 20% incrementaría el PIB de España en un 0,8% y reduciría la prima de riesgo en 150 puntos básicos. Es la única solución viable. La alternativa, la austeridad exigida por los acreedores, conduce al hundimiento económico de los países deudores, y, por lo tanto, a la insolvencia de su deuda soberana. Y eso es lo que recogen las primas de riesgo.

Autor

Juan Laborda

La actual crisis económica ausculta algo trascendental que no se debate en los medios. Se trata del vacío intelectual y del escaso soporte empírico de muchas teorías macro y micro que se imparten en las universidades y se engullen como dogmas de fe. Tras ser economista y estratega jefe de varias entidades financieras, alguien ha tenido la ocurrencia de ponerme un blog; con él aspiro a irrumpir en los cafés, las facultades y las porfías entre enemigos reconciliables para evidenciar las carencias de las teorías dominantes.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #8 DukeAtreides

    Una quita, a semejanza de lo que ocurre en el Derecho Privado, puede ser una...

  • #6 Gilgamesh

    "[...]la solución menos costosa [...] consiste en llegar a acuerdos de quita y...

  • #11 Juan_Sin_Miedo

    Si haces una quita, a continuación se pedirá un interés mayor, es decir, la...