miércoles 16 de abril de 2014

De cara

Mou señaló a Ramos, no fue la prensa

José Miguélez (21-09-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Tras la derrota en Sevilla, Mou habló de cabezas poco comprometidas y concentradas en que el fútbol es lo prioritario. También de falta de disponibilidad mental para sufrir. Se refirió a las acciones a balón parado, que no se pueden trabajar más y mejor, pero que a la primera desencadenan un gol en contra. Y tres días más tarde, ante el City, además de Özil, Sergio Ramos perdió el puesto y se quedó en el banco. El entrenador lo decidió el mismo domingo y así se lo comentó a los afectados. Pero, claro, luego Mourinho quiere que el personal no conecte sus palabras con los hechos.

El técnico luso señaló sin disimulo y para mal a Sergio Ramos, pero al instante vino con eso de que no se hagan líos, señores, ni inventen pensamientos, la suplencia es un asunto meramente futbolístico. O sea, que invita a poner el caso en contra de la imagen del jugador (es su derecho), pero luego hace ver que todo es producto de la imaginación del periodista. Los juegos de magia del entrenador luso…

También es casualidad que perdiera el sitio justo el jugador que se animó a levantar levemente la voz en público contra la carga de Mourinho en la rueda de prensa del sábado. Precisamente uno de los futbolistas que en privado, según trascendió en su día, más le han echado en cara al técnico sus arbitrarios reproches. Pero dice Mourinho que no vayan ustedes a interpretar como castigo una simple decisión técnica. 

Aunque de verdad sólo fuera un asunto futbolístico, Mourinho también habría señalado fatalmente a Sergio Ramos. Le convirtió en la cabeza de turco de los tropiezos iniciales del equipo blanco en la Liga. De alguna forma, el técnico le responsabiliza de los errores. Da igual, que la prensa no maquine luego, que todo es normal.

Pero por más que el técnico ponga cara de póquer tras desatar personalmente el incendio, por más que ahora inicie una etapa en la que todo van a ser elogios de su boca para el central sometido (ya lo verán), no cuela. El propio Sergio Ramos está molesto con la reacción de su entrenador, indignado por la forma de cargarle culpas, harto. Y ese estado de ánimo también tiene difícil reparación. Mou ha abierto un nuevo frente. Aunque ahora pretenda convertir al periodista en el enemigo y lo acuse de originar el enredo, que lo pretenderá, el que puso a Ramos en la diana fue el técnico personalmente. Y hasta quizás con razón. Pero una vez señalado el central, al entrenador no le valdrá su habitual capacidad para tirar balones fuera.

Autor

José Miguélez

Voy en dirección contraria por el periodismo deportivo desde finales de los ochenta. O antes, porque ya en el colegio miraba, sentía, preguntaba, discutía, provocaba y sospechaba. Y así seguí allá donde estuve: EFE, Ya, Onda Madrid, El País, Cope, Marca, Público, ABC Punto Radio, Sportyou… Huyo a la carrera de las posiciones de conveniencia y soy muy dado a pensar mal. Analizo comportamientos no la bandera de quien los tiene. Me quejo mucho y desconfío, sí, pero siempre (o eso intento) con honestidad, coherencia y de cara. Tengo un gusto concreto y mi propia subjetividad.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #1 zascandil

    Miguélez, tú no tienes objetividad alguna cuando hablas sobre Mourinho y...

  • #2 DukeAtreides

    Parece que hay que volver a recordarlo: político, juez y periodista son las...