jueves 24 de julio de 2014

A mi bola

Rosell, el clásico es fútbol, no un mitin

Enrique Marín (21-09-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Consciente o inconscientemente. Por convicción u oportunismo. De manera más o menos sibilina, pero igualmente irresponsable. Sandro Rosell, presidente del Barça, ha dado los primeros pasos para convertir el clásico del próximo de 7 octubre contra el Real Madrid en un mitin más que en un partido de fútbol. "Etoy convencido de que el Camp Nou será una olla a presión por el Barça y Cataluña en el clásico".

Siendo condescendientes, no en el fondo, sino en la forma, da la sensación de que Rosell está siendo arrastrado por una legítima y evidente corriente independentista. Sin embargo, y a diferencia del camarón, el presidente del Barça no es que se haya quedado dormido, sino que él también sueña despierto con la independencia de Catalunya, tal y como demostró acudiendo a la manifestación.

Mientras su ex amigo Joan Laporta utilizó el Barça para hacerse un hueco en la política y vivir de ella, Sandrusco -como le llamaba el ahora diputado- llegó a la presidencia del Barça vendiendo que su gestión social no sería excluyente. El Barça tiene más aficionados fuera que dentro de Catalunya. A los del resto de España, una legión a la que la politización del club no sólo repele, sino incluso ofende, se une una multitud en el resto del mundo a la que esta cuestión importa más bien nada.

La presidencia del Barça no es una chaqueta que puedes dejar en casa para salir a la calle en mangas de camisa y manifestarte "a título personal". Nada de lo que dice o hace Rosell lo es. Por eso sus declaraciones tienen la repercusión que tienen. Como dijo Unamuno, el hombre es él y sus circunstancias. Claro que Rosell es libre de pensar, decir y hacer lo que quiera, pero sus circunstancias le obligan a hacerlo sin olvidar nunca lo que representa.

Bastante asco da ya la política como para politizar el fútbol. Bastante pena da la Liga como para desviar la atención del enfrentamiento entre los dos únicos aspirantes a ganarla, como para convetir el clásico en un mitin.

P.D. Si alguien ajeno al fútbol pretende convertir el Barça-Madrid en un Cataluña-España antes debería pararse a pensar qué equipo de los dos representa más y mejor al fútbol español. Valdés; Montoya, Piqué, Puyol, Jordi Alba; Xavi, Busquets, Cesc; Pedro, Villa e Iniesta. Más Bartra, Muniesa, Planas, Grimaldo, Sergi Roberto, Thiago, Tello, Cuenca, Deulofeu... todos habituales en la sub 21. Ahí lo dejo. Dejen al fútbol en paz. 

Autor

Enrique Marín

Sólo presumo de ser donostiarra y lo que ello conlleva, incluido un Realismo que no escondo. Periodista deportivo por vocación, la nobleza me vino de serie. Adiestrado en la Universidad de Navarra, debuté en El Diario Vasco, crecí en Marca, maduré en As y me desengañé en Público. Ahora recupero la ilusión uniéndome al proyecto de VozPópuli: el valor de ser libres y fiables, los pilares del Periodismo en el que creo. Acostumbro a ir a mi bola y a veces puedo parecer beligerante, aunque siempre procuro diferenciar el quién del qué. Al contrario de lo que dijo mi admirado Groucho Marx, estos son mis principios; si no les gustan, no tengo otros.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #2 ManRiFis

    ¿"...una legítima y evidente corriente independentista"...?

  • #1 Pepedomingocastanas

    Sería bonito que entendiéramos el fútbol como lo que es, sólo un deporte....