viernes 22 de agosto de 2014

Al dente

El juego de las siete diferencias entre PP y PSOE

Cristina de la Hoz (24-01-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Últimos posts

Lo admito. Hace algo menos de cuatro años esta crónica podría haber sido diametralmente opuesta. Y, de hecho, lo fue. El PSOE vivía las mieles del éxito tras su segundo triunfo electoral de 2008 y en el PP
se abrían vías de agua tras la segunda derrota de Rajoy. Así, un partido y otro, con dos semanas de diferencia, como ahora, celebraron sus respectivos congresos nacionales, uno celebrando la victoria y otro, lamiéndose las heridas. ¡Qué distinto es todo ahora!

Y es que en el Congreso del PP (atención, primera diferencia) no sólo se sabe quién va a ser su líder sino, incluso, la “número dos”,salvo que a Cospedal se le pusieran muy mal las cosas. En cambio, el PSOE se enfrenta a un cónclave lleno de incógnitas, abierto en canal, a partes iguales entre los partidarios de Rubalcaba y de Chacón.

Dos. Los populares tienen que diseñar un partido que sirva de soporte al Gobierno, eso es, que estorbe poco y se le oiga menos; los socialistas uno que les sirva de soporte a ellos mismos para iniciar la, incierta, travesía del desierto.

Tres. El PP reelige presidente y candidato a la presidencia del Gobierno para 2015. Tras el último congreso popular una cosa va unida a la otra. Entonces fue una cuestión de supervivencia tras los continuos cuestionamientos de Rajoy. El congreso del PSOE solo aclara la cuestión del futuro liderazgo del primer partido de la oposición. Dentro de cuatro años les esperan las primarias. Cierre en falso.

Cuatro. Despliegue de poder. Sólo el 10 por ciento de los delegados que acuden al cónclave del PSOE son cargos públicos. Lejos quedan esos tiempos en que se producían atascos de coches oficiales allí donde se reunían los socialistas. Las tornas han cambiado, y mucho. El PP acapara prácticamente todo el poder: autonómico, local y central. No va a haber dónde colocar tanto parque móvil ministerial.

Cinco. Los populares andaluces acuden la cita con unas buenas perspectivas electorales para los comicios autonómicos del 25 de marzo.El PSOE, por primera vez en treinta años, corre el riesgo
de perder el único bastión que le queda. Se masca la tragedia.

Seis. Si hace cuatro años José Blanco tuvo la habilidad de poner sordina a la asamblea socialista con la ayuda inestimable de los que ponían todos los días el altavoz sobre las discrepancias populares, la que parece ahora casi una cita clandestina es la del PP. Es un cónclave de trámite, destinado, fundamentalmente, a dar otro empujón a Javier Arenas.

Siete. Rajoy es un líder incontestable (Hace cuatro años escribí lo mismo, pero de Zapatero). En cambio ¿se puede decir lo mismo no sólo de Rubalcaba o de Chacón, sino del mismísimo ex presidente del Gobierno, que deberá presentar su informe de gestión mientras los que se quedan intentan repartirse los restos del naufragio?

(Twitter: @delahozm)

Autor

Cristina de la Hoz

No, no se trata de un blog sobre cocina o gastronomía aunque pueda parecerlo. Con más de 20 años de profesión, con un libro sobre la sucesión de Aznar y con mi presencia en distintas tertulias de radio y de televisión, aspiro a ofrecer comentarios en su justo punto de cocción, ni demasiado crudos ni tampoco pasados. Más allá de la inmediatez de la noticia, del ruido y de los globos sonda. Desde Vozpópuli.

Suscripción RSS