Psiconomía - 27.10.2011

La UE no consigue coronar

La Unión Europea ha vuelto a dar una pedalada demasiado corta en el tour del rescate europeo. La segunda cumbre extraordinaria de la UE se ha convertido ya en otra cumbre sin coronar. Tenía tres objetivos claros: exigir nuevos criterios a los bancos para que hagan sus balances más realistas y creíbles, recapitalizar a las entidades en apuros con nuevos fondos y rescatar a Grecia. Se ha cumplido en todo lo que implica prometer dinero pero se ha fallado en todo lo que requiere poner dinero. 

En primer lugar, la UE consigue imponer nuevos criterios contables a los bancos. Les obliga a tener más dinero líquido en caja (hasta alcanzar el 9% del dinero total con que cuentan) y a ajustar la deuda soberana que tienen al valor del mercado. Este primer objetivo (el de prometer dinero y transparencia) está cumplido. En realidad, el recorte de valoración al que se fuerza a los bancos españoles (deberán depreciar la valoración que hacen de las letras y bonos del Tesoro un 2%) es mínima, pero hay que reconocer que es más realista que lo que había sido hasta ahora. 

El segundo punto es, sin embargo, más dudoso. Se promete recapitalizar la banca, pero no se ha articulado ni detallado cómo se hará. Prometer dinero y poner dinero son cosas distintas y tanto los bancos como los mercados parecen saberlo. Sólo los líderes europeos quieren ignorarlo. Así que el segundo problema (el de zanjar la crisis bancaria) seguirá sin resolver, de momento. La canciller alemana habla de hasta un billón de euros para un fondo de rescate que sigue sin definirse. 

El tercer punto (el rescate griego) tampoco se cierra y ahí se dispara el peligro. La UE impone a Grecia un recorte de un tercio en su nivel de deuda. Deberá recortar su endeudamiento del 186% del PIB a un 120%. Eso significa que no podrá pagar parte de lo que debe. Según la banca internacional, en realidad significa que no podrá pagar el 50% de lo que debe y que, por tanto, será necesario un perdón (una quita) de esa cantidad para los bancos que prestaron fondos a Grecia. Los detalles quedan pendientes de una nueva cumbre (será la tercera en siete días) para cerrar el acuerdo con los bancos. Así que el tercer problema sigue sin resolverse y el contagio a economías como la italiana sigue presente. 

Dos años después de que comenzara la crisis, los políticos de la Unión han dejado claro que no se bastan para terminar el tour en que se ha convertido el rescate económico. Desde ya, el Banco Central Europeo deberá inyectarles una nueva sustancia para sortear sus cumbres: deberá contribuir al rescate aunque viole su normativa. Si no, la bici europea terminará yéndose al suelo por falta de velocidad.

Autor

Javier Ruiz

Javier Ruiz (Valencia, 1973) ha sido analista económico para Merrill Lynch en Nueva York y ha desarrollado su carrera periodística en las redacciones de la Cadena COPE, el diaro El Mundo y la Cadena SER antes de incorporarse como subdirector de informativos a CUATRO.
Periodista... pese a todo.

Suscripción RSS