miércoles 3 de septiembre de 2014

Psiconomía

El PP empieza a gobernar desde la oposición

Javier Ruiz (27-02-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto
Las mayorías absolutas permiten gobernar de manera absoluta. Pero un incendio en la calle cada día sólo permite apagar fuegos. El Partido Popular lo sabe y empieza a comportarse como un gobierno. El PP se ha reunido en secreto con los sindicatos durante el mes de septiembre para intentar tomar su temperatura política. Intenta desmovilizarlos antes de la campaña electoral (planteando abiertamente la pregunta de si van a pedir el voto para alguna formación) y, sobre todo, intenta frenarlos después que la campaña electoral, cuando tenga que gobernar. El movimiento del Partido Popular demuestra tres cosas: la primera es que los sindicatos y la respuesta social (contra los que el ala más dura del PP ha hecho una campaña feroz) son más fuertes de lo que parecen. El 15-M lo ha demostrado este fin de semana no sólo en la Puerta del Sol sino en todas las plazas de España y en muchos lugares del mundo. La respuesta popular a los populares es fácilmente inflamable. En segundo lugar demuestra que los ajustes serán muy rápidos. Los 100 días de gracia que se conceden a cada gobierno pueden no existir en esta ocasión porque los recortes pueden llegar inmediatamente después de la constitución del Ejecutivo. Por eso es necesario abrir puentes de diálogo ya, sin esperar al día después del 20-N. Y en tercer lugar, y más importante, demuestran que el PP ha comenzado a gobernar sin llegar al gobierno. El lenguaje duro y la retórica de la confrontación se empiezan a sustituir por el diálogo. Comenzó con el entendimiento con el PSOE en las medidas económicas y de reforma de la Constitución, ha continuado ahora con los sindicatos y puede extenderse mañana a áreas donde Génova ha jugado con el lenguaje del todo o nada. De momento, el PP ha comenzado a gobernar con el PSOE todavía en la Moncloa.

Autor

Javier Ruiz

Javier Ruiz (Valencia, 1973) ha sido analista económico para Merrill Lynch en Nueva York y ha desarrollado su carrera periodística en las redacciones de la Cadena COPE, el diaro El Mundo y la Cadena SER antes de incorporarse como subdirector de informativos a CUATRO.
Periodista... pese a todo.

Suscripción RSS