jueves 31 de julio de 2014

Al dente

Despliegue de ministros por las alfombras de la M-30 del Congreso

Cristina de la Hoz (29-03-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Últimos posts

La del jueves ha sido una jornada parlamentaria intensa. No sólo acudieron a la Cámara la inmensa mayoría de los diputados, incluidos los del PSOE, sino que se pasaron siete horas de debate ininterrumpido que incluyó cuestiones de tanta trascendencia como la dación en pago. Vaya, que lo suyo fue una provocación a los sindicatos y a la jornada de huelga que se desarrollaba fuera de los muros de la Cámara Baja, aunque dentro dejaron de ir 65 funcionarios de los 521 que trabajan en Palacio de la carrera de San Jerónimo.

El nivel de ocupación por metro cuadrado en la M-30 parlamentaria --así llamamos al pasillo que circunvala todo el Hemiciclo-- parecía Singapur, que pasa por ser la ciudad-estado con más alta densidad del mundo, sólo superada por Mónaco, aunque el reino Grimaldi tiene demasiado glamour para emplearlo en según qué comparaciones. Pocas veces se había visto tanto movimiento en los pasillos. Y es que fue inusual no la numerosa presencia periodística, sino la de los ministros, a los que nunca había visto tan cercanos y dicharacheros con los chicos de la prensa, entre los que me incluía.

La más activa, sin duda, fue la titular de Trabajo, Fátima Báñez, que se pasó un buen rato departiendo con la prensa tras su comparecencia para hacer balance de la jornada de huelga. Se dejó ver, se dejó preguntar y hasta acosar por al voracidad periodística. También la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría hizo corrillo y soslayó con maestría cualquier pista sobre por dónde podría ir el ajuste presupuestario. Ella sí que es una maestra del suspense y no Hitchcock.

Del lado masculino, estaban dos de sus compañeros de gabinete que ayer debían andar extrañados por no ser el centro de las miradas y de las polémicas. Porque mira que Alberto Ruiz-Gallardón ha hecho correr ríos de tinta estos días sobre cómo y de qué manera se obtiene la condición de mujer, o de mujer-mujer, que diría José María Aznar. José Ignacio Wert también bromeó con algunos antiguos compañeros periodísticos de tertulias, que es un flanco por el que le dan los del PSOE como si ser tertuliano constituyera delito de lesa humanidad. Luis de Guindos entraba y salía, en su caso, todo deprisa, aunque diera tiempo a que se le formulara alguna pregunta al trote. Da la sensación de que va por libre, sin papeles, sin asesores o responsables de comunicación que le persigan, como muy suelto.

Hubiera consigna o no, la verdad es que decidieron no ocultarse, ni ellos ni muchos diputados. La jornada tuvo el sabor de antaño, cuando era casi más interesante lo que se cocinaba y se decía en esos pasillos que lo que ocurría en el Hemiciclo. A ver si se repite más veces.

(Twitter: @delahozm)

Autor

Cristina de la Hoz

No, no se trata de un blog sobre cocina o gastronomía aunque pueda parecerlo. Con más de 20 años de profesión, con un libro sobre la sucesión de Aznar y con mi presencia en distintas tertulias de radio y de televisión, aspiro a ofrecer comentarios en su justo punto de cocción, ni demasiado crudos ni tampoco pasados. Más allá de la inmediatez de la noticia, del ruido y de los globos sonda. Desde Vozpópuli.

Suscripción RSS