sábado 23 de agosto de 2014

Godivaciones

Detengan a Varsavsky

María Blanco (03-06-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

El pasado fin de semana, el empresario argentino afincado en España, Martín Varsavsky escribió un artículo publicado en El Economista en el que daba su opinión más sincera acerca de la situación financiera española, y qué podía hacer la gente de a pié. La reacción, en especial de los analistas en las redes sociales, fue tan desorbitada que Varsavsky decidió retirarlo, reconocer lo irresponsable de su publicación y pedir disculpas. Todavía el domingo alguien seguía con el tema “Hoy no hay artículo de Varsavsky, qué aburrido está Twitter”.

Aunque no he podido leer el texto original porque no llegué a tiempo, tanto El Economista como otros medios digitales se hacen eco de las palabras del empresario argentino. El crimen de Martín Varsavsky fue recomendar a los españoles que cambiemos nuestro dinero depositado en bancos españoles a bancos ingleses, alemanes, etc. para que no perdamos nuestros ahorros. Gran error. Esas palabras pueden detonar un estallido de pánico y provocar una salida masiva de dinero de los bancos españoles, con lo cual (argumentan los críticos de Varsavsky) se producirá la paradoja de la profecía auto cumplidora y se provocará aquello que se pretende evitar simplemente por el hecho de anunciarlo.

Y Martín Varsavsky lo retiró en aras de la responsabilidad.

Leer el mensaje completo es importante

Pero Varsavsky no decía eso solamente, sus palabras fueron: “Si España no continúa con las reformas de austeridad que le concedan una garantía financiera, habrá un 'corralito' a la argentina en el que, primero, no podrás percibir tus ahorros y lo harás años más tarde con la moneda devaluada".  Antes de la palabra “corralito” hay una proposición condicional en la que se establece en qué situación cree él que se produciría: si no se continúa con las reformas que generen garantía financiera. ¿Es irresponsable alertar de las consecuencias de que los gobernantes no cumplan con su tarea?

Por otra parte, explica que los depositantes que saquen sus depósitos siempre pueden volver a traerlos cuando pase el temporal. Y aconseja comprar acciones de empresas españolas solventes como Telefónica. Es decir, no es un “sálvese quien pueda”, se trata de evitar que si las cosas empeoran, los españoles caigamos en el mismo error en el que cayeron los argentinos o uruguayos. Yo he leído mensajes de Twitter de Martín Varsavsky explicando que lo único que pretendía era evitar que sucediera lo mismo que les ocurrió a amigos suyos argentinos durante su corralito.  Personalmente le agradezco a Martín Varsavsky su sinceridad y su preocupación. No hablamos de un tipo sentado en un sofá criticando las políticas españolas mientras se bebe una cerveza y pone la mano para que le caiga una subvención. Es un empresario que invierte y se hace responsable de sus acciones, asume riesgos. Se trata de un tipo que empezó a montar empresas para financiarse un doctorado en Filosofía en Oxford porque no tenía dinero. Le fue tan bien, que finalmente renunció al doctorado. Ha metido las narices en todo lo que su instinto le ha empujado: fue pionero del movimiento LOFT en Nueva York, se metió en el mundo de la biotecnología, la fibra óptica, el cloud computing… No es un gurú de internet de pacotilla. Entonces ¿cuál es el problema con Varsavsky?

Matar al mensajero y mirar al techo

Durante las dos últimas semanas varias personas sin formación económica pero muy preocupadas por la situación me han preguntado qué hacer con sus depósitos bancarios, si va a haber un corralito, en qué meter los ahorros de su vida. Es decir, Martín Varsavsky no habla de algo ajeno a la realidad. Y dice honestamente lo que muchos piensan, lo que algunos dicen en “petit comité”. Pero lo que nadie se atreve a decir en alto. En este país, parece que es mucho mejor sacar tu dinero en secreto sin decir nada a nadie, no vaya a ser que contagies el pánico. Y si finalmente hay un corralito (lo que nadie puede negar que podría pasar) que se fastidien los demás, los ignorantes, los incautos, los que se creen lo que dicen los políticos, la prensa, los tertulianos y los analistas.

Es verdad que se puede dar la paradoja de la profecía auto cumplidora. Pero Varsavsky se expresa con cautela, da alternativas, y sabe de lo que habla. Nadie nunca pensó que llegaríamos a tener esta prima de riesgo, o que un país europeo pasaría por lo que Grecia está pasando, o que el euro se vería tan cuestionado, o que varios países europeos serían intervenidos por la “troika”. Ya nos han limitado el pago en efectivo, lo que de alguna manera significa controlar nuestros medios de pago, si se dan las circunstancias que supone Martín Varsavsky, la limitación del dinero disponible en manos del público no es una locura.

Lo que más me sorprende de todo es que muchos amigos analistas que saben que esto es así creen que debe silenciarse esa posibilidad. Mirar al techo para hacer como si el cielo fuera más azul y continuar la vida normalmente.

¿Y si hay un pánico?¿Quién sería el responsable? Martín Varsavsky no, desde luego. Los únicos responsables serían quienes han generado esta situación, por la misma razón que el niño que señala que el emperador está desnudo no es responsable de su desnudez sino el sastre tramposo y el incauto emperador.

Autor

María Blanco

Enseño y estudio Historia del Pensamiento Económico en la Universidad CEU-San Pablo. Soy miembro del Instituto Juan de Mariana. Defiendo la libertad individual y mi ideal es vivir en un mundo con igualdad ante la ley y rendición individual de responsabilidades.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #3 Simbad

    Lo peor de este brillante análisis sobre el artículo de Varsavsky, que leí,...

  • #5 Metesaca

    Un artículo de una finura analítica y una precisión impecable que desmonta...

  • #7 pocoyo

    Muy bien por la Sra. Blanco... No es fácil leer apoyos a la sinceridad. Aunque...