miércoles 30 de julio de 2014

Blogomaquia

El antro de la Educación, la cueva de ladrones (I)

Teresa González Cortés (08-06-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Igual que a quienes concurrían a las oposiciones de enseñanza Primaria y Secundaria se les regalaba hasta hace poco muy tiempo las plazas de oposición sin haberlas aprobado, de la misma forma en las administraciones autonómicas a individuos con un perfil políticamente equis se les ofrece aún hoy la posibilidad de desempeñar cargos en la Inspección de Educación tras haber suspendido las pruebas de acceso a dicho cuerpo. Pero, ¿de qué sorprenderse? ¿Es que no vemos cómo los alumnos y alumnas de este país pasan año a año por decreto-ley al curso siguiente y sin la calificación de aprobado en las materias de la ESO? ¿Es que olvidamos que un 82 por ciento de las personas adultas que asisten a cursos de formación subraya el escaso valor de los mismos?

Esto ha de completarse con los demoledores informes PISA (Program for International Student Assessment), de cuyas conclusiones se desprende que España obtiene el raro honor, junto a Portugal y Grecia, de luchar por pisar los últimos puestos de la Unión Europea en resultados académicos, mientras que en la Universidad, lugar de paraíso y ensueño, para convertirse en profesor titular sólo basta con, además de poseer buenos padrinos en el tribunal, subir a un Everest previamente emasculado. Lo cual implica aprobar el examen de un temario compuesto por... un único tema. Desde luego, con estos sistemas de selección (sic) se explica por qué jamás aparece en el ranking de las 150 mejores Universidades del mundo ninguna Universidad española.

El antro de la cultura

Recordamos estas minucias no porque yo sea una tiquismiquis, sino porque tres economistas recientemente han firmado un documento-manifiesto bajo el título No queremos volver a la España de los 50. En él sus autores, Jesús Fernández-Villaverde (catedrático de Economía en la Universidad de Pennsylvania), Luis Garicano (catedrático de Economía y Estrategia en la London School of Economics) y Tano Santos (catedrático de Economía y Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia), cantan las bondades del internacionalismo. Y señalan con énfasis que "necesitamos urgentemente un nuevo gobierno, con apoyo de todos los partidos mayoritarios y de nuestros ex presidentes, compuesto por políticos competentes y técnicos intachables con amplios conocimientos de su cartera".

Sí, hemos leído bien, estos profesores hablan de un gobierno de concentración constituido por políticos y técnicos "cualificados". Pero, ¿cómo vamos a alcanzar tal cosa si el trabajo del político consiste en promocionarse dentro su partido por encima y al margen de la ciudadanía? Es decir, ¿cómo lograr desde la idea de bien público un gobierno de "los mejores" cuando a nuestra clase política le repugna ser independiente, amén de padecer un miedo cerval a abandonar las referencias de su grupo o nicho ideológico? Y, lo más importante, ¿para qué fecha disfrutaremos de cuadros competentes? Lo pregunto dado que el proceso deformativo en España es la base misma de la estructura que nuestras elites han planificado hasta asfixiar los centros de enseñanza y vaciarles de todo contenido.

Así que, por mucho que Fernández-Villaverde et alii se empeñen en ser optimistas y apelen a que "hay una España posible por la que queremos luchar, una España moderna, con instituciones fuertes e independientes, con un nivel de vida elevado, un sistema educativo abierto pero exigente", lo cierto es que el gigantesco fraude de Educación no lo demuele ningún Sansón. Al menos por ahora.

Autor

Teresa González Cortés

Me gusta escuchar, leer, hacer deporte... Adoro la sensatez y el sentido del humor, aunque no sé muy bien por qué orden. Con el nombre de blogomaquia quiero decir que me agradan los debates, las discusiones en buena lid. Procurando entender la realidad empecé, de eso ya hace un tiempo, a estudiar los imaginarios presentes en las utopías e ideologías políticas.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #2 kj26

    Sobre el fraude en la educación. En una Comunidad Autónoma de cuyo nombre no...

  • #5 Pio

    Se veía venir. Cuando maestros y profesores dicen sin ningún rubor "los...

  • #18 Donvela

    Mi mejor amigo, a punto de ser nonagenario, recuerda con nostalgia su niñez y...