lunes 28 de julio de 2014

Game Over

La utopía era creer que podíamos seguir así

En el año 1981, el actual presidente, Mariano Rajoy Brey, ya era un político consumado con cargo electo a la temprana edad de 26 años. Desde entonces hasta hoy ha dedicado 31 años –más de la mitad de su vida– a la política. El anterior presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, también fue cargo electo con tan sólo...
Javier Benegas (27-05-2012)
  • Mr. Krugman, nuestro incendio no se apaga soplando

    Paul Krugman es el paradigma de esa plaga de gurús que florecen siempre con las crisis. Una condena añadida, una más de tantas, que el ciudadano medio ha de sobrellevar con exquisita paciencia. Este señor, aún desconociendo por completo la idiosincrasia de un país tan complejo como España, no deja pasar ocasión para promocionar...
    Javier Benegas (21-05-2012)
  • Érase una vez un país en el que casi nadie creaba riqueza

    “La generación más joven de hoy ha crecido en un mundo donde, en la escuela y en la prensa, se ha representado el espíritu de la empresa comercial como deshonroso y la consecución de un beneficio como inmoral, y donde dar ocupación a cien personas se considera una explotación, pero se tiene por honorable el mandar a otras...
    Javier Benegas (13-05-2012)
  • La década negra, la crisis y la luz en el túnel

    “No estamos ante una burbuja [inmobiliaria], pero estamos en una demanda muy poderosa que se mantiene, aunque se está moderando en el tiempo”. De esta forma tajante, el 25 de junio de 2003, el entonces Ministro de Economía del Gobierno de España, Rodrigo Rato, desacreditaba ad hominem el informe del semanario británico The...
    Javier Benegas (06-05-2012)

Autor

Javier Benegas

De la generación que creció con el estigma del 22% de desempleo crónico; de aquellos que nos vimos obligados por las circunstancias a estudiar y trabajar al mismo tiempo. Por lo tanto, esta crisis no me asusta o no me asusta demasiado. De hecho, soy optimista, porque la vida me ha enseñado que nada es por completo imposible. Aunque mi profesión actual poco tiene que ver con aquello que estudié en su día, siempre he tenido la vocación muy viva, lo cual ha hecho que, en la práctica, esté en contacto con dos mundos muy distintos: el de los profesionales liberales y el de la política y los intereses creados. Pertenezco al primero, por principios y, sobre todo, por amor a la libertad (soy liberal de los pies a la cabeza). Pero vigilo muy de cerca al segundo, porque, nos guste o no, es el que condiciona y mucho nuestras vidas. El título de este blog no hace referencia a ningún cataclismo, sino al hecho de que estamos incursos en una transformación que será trascendente. Seamos pues moderadamente optimistas.

Suscripción RSS