viernes 1 de agosto de 2014

España se hundirá en la recesión si el barril de crudo llega a los 150 dólares

Ernst&Young pronostica una severa contracción del 1,7% de alcanzarse esos niveles, lo que se traduciría en cerca de seis millones de parados.

Economía | 20-03-2012

Anterior Siguiente
Foto:EFE

Varios vehículos repostan en una gasolinera de Madrid.

  • Varios vehículos repostan en una gasolinera de Madrid.
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto
sobre el autor

G. D. F.

Noticias relacionadas

No hay tregua ni brotes verdes que valgan. Cuando la eurozona empezaba a disfrutar de un relativo periodo de estabilidad, la inquietud llega en forma de barril de petróleo. Así lo indicó ayer Marie Diron, de Ernst&Young, quien pronostica que España caerá en una profunda recesión de llegarse a los 150 dólares por barril de crudo. Llegado el caso, el país vería contraer su PIB nada más y nada menos que un 1,7%. Y a más recesión más paro. Ernst&Young indica que la profunda caída de la actividad se traduciría también en más desempleo. En concreto, 5.755.000 personas pasarían a engrosas las filas del INEM.

Todo dependerá del desenlace del conflicto con Irán. Pero, en cualquier caso, con los precios de la energía fuera de órbita, la eurozona tampoco se salvaría de la quema: la actividad caería un 1% y se perderían 500.000 puestos de trabajo. “Un nuevo impacto en los precios del petróleo golpearía en una economía frágil”, explica la experta. “Con sus presupuestos prácticamente exprimidos por las medidas de austeridad y el desempleo en aumento, es probable que muchas familias sean incapaces de contrarrestar el incremento en los precios de la energía con un menor ahorro.  

Más leña del BCE

¿Qué podría pasar en el caso de que la pesadilla se haga realidad? Pues más leña al fuego: “En un escenario así, probablemente sería necesario más apoyo del Banco Central Europo (BCE)”, concluye Diron.

En cuanto a las previsiones para 2013, en España se produciría un efecto curioso. Los altos precios del petróleo provocarían una contracción del PIB menor de la prevista Ernst&Young con una caída del 0,5%. ¿La razón? España partiría de un nivel menor en su actividad económica y “la caída de las importaciones contrarrestaría el descenso en la demanda doméstica”, indicó a Vozpópuli Marie Diron.