lunes 1 de septiembre de 2014

Grupo Prisa ficha a Javier Lázaro (Credit Suisse) como nuevo director financiero

Hombre de confianza del CEO Fernando Abril-Martorell, es el último fichaje que se incorpora a un grupo al que le urge reducir deuda bancaria -de más de 3.300 millones de euros- y vender activos.

Medios | 13-09-2012

Anterior Siguiente
Foto:Prisa

Junta General de Accionistas 2012.

  • Junta General de Accionistas 2012.
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Grupo Prisa continúa con la remodelación de su cúpula de cara a hacer frente a la asfixiante deuda: más de 3.300 millones de euros. Su último fichaje para el área económica es Javier Lázaro, hasta la fecha jefe de corporate de Credit Suisse en España, según avanzan fuentes de la compañía cotizada que explican que será el nuevo CFO (chief financial officer-director financiero). Fuentes del sector aseguran en que se trata de un hombre de confianza de Fernando Abril-Martorell, actual consejero delegado del grupo de comunicación, alto ejecutivo que desembarcó en Prisa a principios de 2011 tras abandonar la presidencia española de Credit Suisse.

Javier Lázaro se incorpora a Grupo Prisa como director financiero, un cargo que precisamente Abril-Martorell ha desempeñado durante su etapa como adjunto al hasta julio CEO Juan Luis Cebrián, que ahora ostenta la responsabilidad de presidente ejecutivo en sustitución de Ignacio Polanco, heredero del fundador de la compañía.

Fernando Abril-Martorell, artífice y cerebro de la última refinanciación de la firma cotizada, señaló, hace poco más de un mes, que el grupo continua con niveles de deuda "más altos de los deseables". “Aunque mucho se ha avanzado en la refinanciación y restructuración de Prisa –dijo–, todavía nos quedan importantes etapas que cubrir en los próximos meses". Lázaro, en este sentido, tiene encomendado el reto de reducir la astronómica deuda, una tarea que exige seguir trabajando en la refinanciación de la misma, además de implicar la venta de activos, tal y como señalan fuentes conocedoras de cómo se ha gestado su fichaje.

La banca acreedora toma el control

Prisa reforzó su capital en junio con la incorporación en su accionariado de Telefónica y la banca acreedora, una operación que le ha permitido sanear  en parte su balance, reducir el endeudamiento e incorporar a un socio tecnológico estratégico. Para ello la Junta de Prisa aprobó la emisión de un bono dirigido a los acreedores bancarios para la conversión de parte de su deuda en acciones por 334 millones, un acuerdo garantizado por HSBCBanco Santander y Caixabank. Dio luz verde, asimismo, a la emisión de un segundo tramo de ese bono por importe de 100 millones de euros, que Telefónica se compromete a suscribir en metálico íntegramente. Como consecuencia de la operación, la banca se convierte en el primer accionista del grupo (cerca del 24%), mientras que Telefónica obtiene una participación cercana al 7%.

El nuevo director financiero ha trabajado en Credit Suisse desde 2006. Ha trabajado como corresponsable de banca de inversión junto con Fernando Maldonado. Dirigió el departamento de Global Market Solutions en la península ibérica y llevó a cabo operaciones para instituciones financieras y empresas como IberdrolaCodere y Vocento, entre otras. Lázaro estuvo antes en Goldman Sachs, donde trabajó durante ocho años. Anteriormente, en la consultora McKinsey & Co.

Nuevo salario ejecutivo en plena negociación de EREs

Lázaro se incorpora al grupo con un nivel salarial de primer nivel en plena negociación de un ERE. Prisa presentó el 3 de septiembre un expediente de regulación de empleo para 140 trabajadores del grupo con indemnizaciones de 20 días por año trabajado, según las condiciones presentadas por el departamento de Recursos Humanos de la mano de los servicios jurídicos de KPMG y Coll

Se verán afectadas cuatro compañías del grupo, entre las que destaca el diario económico ‘Cinco Días’ de donde la compañía presidida por Juan Luis Cebrián requiere prescindir de en torno a 25 personas. De la división de revistas –la antigua Progresa- saldrán unos 43 trabajadores y de la de publicidad ‘Brand Solutions’ se rescindirá el contrato de cerca de 29. El resto, hasta completar los 140, corresponden a puestos de personal del área corporativa, según indican fuentes de los trabajadores.