jueves 24 de julio de 2014

De los fríos del Rey a la apnea de Margallo. Nadie durmió en Moscú

Ninguno de sus ayudantes del monarca consiguieron regular el dispositivo. Tampoco los responsables del hotel pudieron.

27-07-2012

Don Juan Carlos

Foto:EFE

El pasado 18 de julio el Rey se embarcaba en el airbus de la Fuerza Aérea Española con destino a Moscú. En una conversación inédita e informal con los periodistas que le acompañaban en el vuelo dijo aquello de que "cualquier otra persona estaría aún de baja, pero yo tengo que currar", en alusión a su operación de cadera. Y eso que no sabía que lo peor vendría después. A este Buscón le narraron la noche toledana --bueno, moscovita-- que pasaron tanto Su Majestad como el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, también parte de la delegación, ya que apenas lograron conciliar el sueño.

Los males reales vinieron de mano de una aire acondicionado díscolo que se empeñó en convertir la suite donde se alojaba Don Juan Carlos en una cámara frigorífica. Ninguno de sus ayudantes consiguieron regular el dispositivo, tampoco los responsables del hotel y, entre unas cosas y otras el sueño fue malo e interrumpido. 

Lo más curioso de ello es que el ministro de Exteriores también pasó su propio calvario nocturno. García-Margallo sufre apnea obstructiva del sueño y necesita de un moderno aparato electrónico que, encendido por la noche a la red y conectado a una mascarilla, ejerce presión sobre las vías respiratorias para permitir la inhalación. No es que el aparato se estropeara. Lo suyo fue una casuística bastante menos improbable de lo que nos creemos. Y es que otro huesped penetró en su habitación mientras dormía --El Buscón ha sido testigo directo de que estas cosas pasan en el Este de Europa, qué curioso-- y antes de darse cuenta de que le habían dado un dormitorio ya ocupado desconectó, sin darse cuenta, el aparato del ministro. Lo preocupante no es tanto que apagara la moderna instalación de APAP (asi se llama el invento) sino que la seguridad no parecía el fuerte del establecimiento hotelelero donde se alojó la delegación española.

Carecemos de datos sobre si el otro ministro que iba en la expedición, José Manuel Soria, tuvo problemas para conciliar el sueño. Seguiremos investigando.

URL:  http://vozpopuli.com/buscon/12294-de-los-frios-del-rey-a-la-apnea-de-margallo-nadie-durmio-en-moscu