martes 29 de julio de 2014

Madrid acoge la mayor exposición sobre la fotografía de Cunningham

Más de 200 fotografías componen la muestra de Imogen Cunningham (Portland, Oregón 1883 - San Francisco, 1976), una artista visionaria autora de una prolija y original producción que creó a través de la exploración continua de nuevas técnicas fotográficas.

Cultura | 18-09-2012

Anterior Siguiente

Tres bailarinas, Mills College, 1929

  • Tres bailarinas, Mills College, 1929
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Imogen Cunningham dedicó más de 70 años a la fotografía, una trayectoria en la que fue una constante la investigación e innovación de sus técnicas y que ahora muestra la Fundación Mapfre en Madrid a través de la mayor exposición realizada sobre esta artista estadounidense hasta la fecha.

Junto a sus más famosas imágenes de desnudos y composiciones abstractas de plantas y flores, la exposición presentada hoy incluye obras de Cunningham que nunca habían mostradas anteriormente, "verdaderas joyas" de la artista que se encontraban en archivos y colecciones, según ha explicado hoy su comisaria Celina Lunsford, durante la presentación de esta retrospectiva.

Más de 200 fotografías componen la muestra de Imogen Cunningham (Portland, Oregón 1883 - San Francisco, 1976), una artista visionaria autora de una prolija y original producción que creó a través de la exploración continua de nuevas técnicas fotográficas.

El director del Instituto Cultura de la Fundación Mapfre, Pablo Jiménez Burillo, ha explicado que a través de esta exposición se descubre una imagen no habitual de Cunningham ya que, junto a su obra más "objetual", en la que reproduce fragmentos de cuerpos humanos o de botánica como objetos, aparece una artista más "completa y sensible al devenir de la fotografía".

Más de 200 fotografías componen la muestra de Imogen Cunningham en la Fundación Mapfre de Madrid.


La fotógrafa "consigue crear un mundo muy especial con una sintaxis muy clara, que sabe cambiar y estructurar para exponer sus diferentes visiones de la realidad", ha considerado Burillo.

Así, se pueden contemplar desde sus primeras y exquisitas imágenes de tipo pictorista, como la bucólica composición El bosque más allá del mundo, de 1912, a sus composiciones florales, las representaciones del cuerpo humano y los desnudos intimistas, hasta sus retratos de escritores y artistas y las fotografías callejeras y urbanas.

Del propio legado de la artista, el Imogen Cunningham Trust, proceden muchas de las fotografías que se incluyen en la exposición, entre ellas Diseño agave, una composición de cuatro positivos realizada en los años veinte, o Invierno en Cowen Park, Seattle,un positivo a la goma bricomatada de 1907.

Las obras reflejan todas las técnicas que utilizó a lo largo de su carrera la que llegó a ser casi centenaria artista, que compró su primera cámara en 1906 en un curso por correspondencia y que comenzó a experimentar en el campus de la universidad, donde tomó uno de sus autorretratos más conocidos en el que se muestra desnuda sobre la hierba, algo poco frecuente en la época.

Cunningham fue una gran aficionada a la botánica y, por ello, las composiciones florales tuvieron un papel muy importante en su producción: magnolias, calas o cactus son registrados al detalle logrando imágenes de gran plasticidad y belleza con las que logró fama internacional.

Se pueden contemplar desde sus primeras y exquisitas imágenes de tipo pictorista hasta sus retratos de escritores y artistas.


La representación del cuerpo humano fue también un tema principal en las composiciones de Imogen Cunningham, que convirtió a amigos y familiares en modelos, entre ellos a su marido, cuyos retratos en el Parque Nacional del Monte Rainier (Washington) constituyeron una de las primeras aproximaciones a la fotografía del desnudo masculino.

La década de los 30 fue para escritores y artistas, como los retratos con superposición de imágenes realizados a los bailarines Marta Graham y José Limón, innovadoras fotografías que llamaron la atención de la revista Vannity Fair, con la que empezó a colaborar.

Así, en los años posteriores retrató a numerosos personajes de la época, actores como Cary Grant o Spencer Tracy o el presidente de Estados Unidos Herbert Hoover. Además de estas imágenes, en la exposición, que estará abierta hasta el 20 de enero de 2013, puede contemplarse una muestra de lo que la propia Cunningham denominó "fotografías robadas", en la que reflejó la vida urbana en San Francisco y Nueva York.

La vida después de los noventa, el último trabajo que esta incansable fotógrafa inició a los 92 años, quedó inacabado al morir la artista en 1976.