viernes 18 de abril de 2014

La feria del libro: una inauguración politizada y marcada por las protestas

La primera jornada de la Feria del Libro ocurrió entre consignas contra el ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, y gestos antimonárquicos contra los Príncipes de Asturia, quienes presidieron la apertura de la 71 Edición del Encuentro.

Cultura | 25-05-2012

  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

El ministro de Educación, Cultura y Deporte acudía a la inauguración de la Feria del Libro en el madrileño parque del Retiro, donde su llegada fue un auténtico reclamo para diferentes grupos de jóvenes que protestaban contra las últimas medidas anunciadas en esta materia. Con dificultades para avanzar y entre gritos de los presentes preguntando que por qué subía las tasas José Ignacio Wert salvó como pudo la embarazosa situación acompañado de los Príncipes de Asturias. 

La mañana comenzaba con un gran cartel contra las declaraciones del ministro sobre la homosexualidad en los libros de texto, a raíz de la modificación que piensa hacer su cartera sobre la asignatura de 'Educación para la Ciudadanía', y continuó cerca de las 12.00 con las protestas ya más enfurecidas por su gestión, con un "no a los recortes" general. La supresión en el texto escolar de los distintos modelos familiares y la erradicación de contenidos que hacen referencia a las distintas tendencias sexuales, han provocado la indignación entre las librerías de temática homosexual. Las dueñas de una de las librerías de este género más influyentes en la feria, la librería 'Berkana', preparaban una bienvenida particular para el ministro Wert, que finalmente ha sido 'abortada' por los organizadores de la feria. 

Para evitar conflictos, el recorrido del ministro y de los Príncipes de Asturias ha sido modificado para evitar que pasen por delante del stand de Berkana, según han confirmado a este diario fuentes cercanas a la organización de la Feria del Libro.

Sin embargo Wert no fue el único blanco de las protestas, ya que también los Príncipes vivieron algunos gestos y gritos animonárquicos por parte de jóvenes, entre los que había grupos del 15-M y de los libreros. En la primera librería del recorrido, Felipe y Letizia tuvieron que pagar personalmente los libros escogidos (El mapa y el territorio, de Houellebecq, y Libertad, de Jonathan Franzen), rompiendo así con la tradición de que los libreros les regalaban los ejemplares. Después su ejemplo sería seguido por otras librerías. 

También cabe destacar que finalmente la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, no acudió a este acto de inauguración de la tradicional feria pese a que estaba previsto que asistiera.