Laura Díez

Cultura - 17.03.2012

Participaban representantes de las tres lenguas en un acto homenaje al euskera

Las lenguas cooficiales pisan por primera vez la Real Academia Española

La Real Academia Española aprovechó un acto homenaje al Euskera, encuadrado dentro de las jornadas "El euskera, una lengua con futuro" organizadas por el Instituto vasco Etxepare para 'abrir sus puertas' a las tres lenguas cooficiales. Por primera vez participaban en un acto en la sede madrileña representantes de instituciones lingüísticas gallegas, vascas y catalanas. 

Han tenido que pasar cerca de 300 años desde su creación en 1713 para que la Real Academia Española hiciera 'un guiño' a las lenguas que comparten cooficialidad con el castellano en España. El miércoles la institución habló euskera por unos minutos, a la vez que se apelaba a la convivencia entre las lenguas cooficiales y se pedía que en Euskadi se 'pudiera hablar entre todos, ahora que se había callado la violencia'. 

La excusa era un homenaje al euskera, dentro de las jornadas que llevaban por nombre "El euskera, una lengua de futuro", organizadas por el Instituto Vasco Etxepare, por Euskaltzaindia o Real Academia de la Lengua Vasca y por la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Y con el homenaje como excusa, también contaron con otra novedad; por primera vez acudían representantes de las instituciones de las tres lenguas; Xosé Luis Méndez Ferrín, presidente de la Real Academia Galega, Joan A. Argenter, de l´Institut d´Estudis Catalans y Andrés Urrutia, presidente de Euskaltzaindia.

El director de la RAE, José Manuel Blécua, así como el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, alternaron en sus discursos el castellano con la lengua vasca, en un acto en el que se pidió que ésta fuera un puente y no un muro entre los diferentes hablas autonómicos. Se pretendía también destacar la importancia de una lengua cargada de historia que a día de hoy hablan más de 850.000 personas. 

'Ahora que ha callado la violencia, queremos hablar, pero hablar entre todos y que las lenguas nos unan'

La ocasión había que aprovecharla, y así lo hizo la directora general del Instituto Vasco Etxepare, Aizpea Goenaga,  en una intervención en la que recalcó la importancia de la lengua como instrumento de convivencia y entendimiento. “En Euskadi, ahora que ha callado la violencia, queremos hablar, pero hablar entre todos, y que las lenguas nos unan, que sirvan para expresar sentimientos, trabajar, convivir. Pocas cosas ensanchan tanto el corazón de un vasco como oír a los representantes de la cultura y las instituciones unas palabras en euskera”, comentaba Goenaga, a la vez que repetía que veía necesario que en RTVE se pudieran oír las lenguas cooficiales en todo el territorio español. 

Por su parte, la presidenta del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga, se mostraba convencida del futuro del euskera, dejando claro que 'la mejor forma de protegerlo es alejándolo de la política, devolviéndolo a la sociedad y persuadiendo desde dentro'.

El 'afecto' de la Academia Española

En el acto homenaje, amenizado por el violonchelo de Josetxu Obregón y en el que también se recordó al fallecido Henrique Knörr, miembro de la Academia Vasca, el director de la RAE declaraba el 'afecto con que son acogidas las instituciones de las comunidades con lengua propia en la Academia Española, algo que choca con el hecho de que sea la primera vez que todas están representadas en un acto de este tipo.

Tampoco perdieron su oportunidad de expresarse las otras dos lenguas invitadas. Xosé Luis Méndez Ferrín recordaba la necesidad de conservar el patrimonio que suponen las lenguas, labor que recae sobre toda la sociedad española. Por su parte Joan Argenter afirmaba que la singularidad de la lengua vasca y su diversidad habían 'dejado de ser percibidas como una amenaza a la unidad política, como una traba para proyectos políticos compartidos o como una rémora para el desarrollo económico". 

Pocas esperanzas de cambio

A raíz de este acto algunos han advertido del posible guiño que hacía la academia a la política, pero lo cierto es que pocos auguran cambios sustanciales en la postura de la institución. Desde la RAE no se han pronunciado sobre este tema, pero hay quien piensa que es mejor no hacerse demasiadas ilusiones sobre una próxima apertura hacia las lenguas cooficiales. "Esta novedad es una buena noticia en sí, pero no hay que lanzar las campanas al vuelo. Son instituciones tradicionales asociadas al centralismo del estado, pero no tengo muchas esperanzas de que sea un primer paso de algo distinto", comenta Ramón González Férriz, periodista y redactor jefe de la revista Letras Libres.

Según González Férriz, son instituciones que pretenden abrirse a la sociedad pero después se cierran a los periodistas, de manera que es difícil para la sociedad saber por qué cuestan tanto dinero. "Uno se pregunta por su utilidad, porque no son tantos los países que cuentan con academia de la lengua. De hecho Inglaterra no tiene y no creo que por ello el idioma esté peor gestionado", añade.

Lo cierto es que pese a todo, y como matiza el periodista, 'está bien que una institución como ésta celebre este tipo de actos, algo que debería servir para que todos los españoles sientan como propias las tres lenguas cooficiales del estado'. Algo que de momento parece estar bastante lejos de producirse.