miércoles 1 de octubre de 2014

Desde la heterodoxia

La dinámica perversa de la deuda de España

Juan Laborda (05-09-2012)
  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Todas las medidas económicas adoptadas por Rajoy y su ejecutivo no han hecho sino ahondar más la profunda crisis económica en la que estamos inmersos. Sin crecimiento económico en el horizonte de los próximos años, a cualquier carga financiera, la deuda de nuestro país es insostenible, y eso lo saben muy bien los mercados.

Lo que empezó siendo una brutal crisis de deuda privada, ignorada por los asesores económicos del actual y anterior ejecutivo, ha acabado transformándose en una crisis de deuda soberana. España ya no puede financiarse por sí sola en los mercados financieros. Al final habrá rescate completo.

Los últimos datos de la deuda de España

La deuda total de la economía española, la suma de valores distintos de acciones y el saldo vivo de préstamos, ascendía a finales del primer trimestre de 2012 a 4,3 billones de euros, o lo que es lo mismo, un 405% de nuestro PIB. Mientras que la deuda de las familias representaba a cierre de ese trimestre el 81% del PIB, los empréstitos de las sociedades no financieras y de las entidades financieras alcanzaban, respectivamente, el 134%, y el 110% del PIB. ¡La deuda de las administraciones públicas sólo representaba el 80% del PIB! El resto, sobre un 325% del PIB, es deuda privada.

Por lo tanto, la deuda que han adquirido todas las administraciones públicas tan sólo representa el 20% del total de lo exigido a la economía española. O lo que es lo mismo, el 80% restante ha sido adquirido por actores privados, siendo los bancos (con un 27%) y las empresas no financieras (con un 33%) los principales causantes.

De la crisis de deuda privada a la crisis de deuda soberana

En este blog estamos hartos de detallar que nos encontramos en una recesión de balances. En España la deuda del sector privado alcanza el 325% del PIB, y no se va a poder pagar. Como consecuencia, la banca española, que de manera irresponsable concedió dicha deuda, es insolvente.

En este contexto los sectores privados entran en una profunda recesión económica: las familias disminuyen el consumo y recuperan ahorro; las empresas no financieras no invierten, destruyen capital ya instalado, y despiden a trabajadores; y las entidades financieras cortan el grifo del crédito, en un contexto de incremento de la mora, y tratan de recapitalizarse a costa de los contribuyentes. Los ingresos públicos se hunden, aumenta el déficit público y se incrementa la deuda del Estado. La relación causa-efecto es del sector privado al sector público.

En una recesión de balances, además de intervenir el sistema bancario y reestructurar la deuda privada, como condiciones necesarias para salir de la crisis, la única herramienta de política económica que permite mantener la demanda es la política fiscal. Sin embargo se está implementando una política fiscal muy restrictiva. Nuestro crecimiento económico se hunde irremediablemente. Los especuladores atacan nuestra deuda y la carga financiera nos asfixia. Entramos en un círculo vicioso, infernal. Al final, la política económica implementada, expande aún más el déficit y la deuda pública. ¡De esta manera, se acaba de transformar una crisis de deuda privada en soberana!

Nuestra deuda externa

La deuda que desde nuestro país se debe a acreedores extranjeros (deuda externa bruta), a 31 de marzo de 2012, asciende a 1,1 billones de euros, cifra que representa cerca del 110% del PIB español. Esta cantidad significa el 25% de lo que debe el conjunto de la economía española. El resto sería deuda con acreedores españoles.

De todo ello, la parte de deuda pública con el extranjero representa únicamente el 24% del total de la deuda externa (252.315 millones de euros), mientras que todo el sector privado debe el 76% restante (801.809 millones de euros). En este caso, las entidades financieras también son las principales deudoras, con un 42% de la deuda externa española (447.133 millones de euros), mientras que las sociedades no financieras adeudan el 33% restante (352.151 millones) y las familias, apenas un 0,24%.

Así, según el Banco de España, los actores privados deben al extranjero una cantidad cercana al 82% del PIB español, en un momento de estancamiento de la economía y con casi 6 millones de personas en el paro. De ahí el nerviosismo del mercado internacional, ya que un posible impago de la deuda externa por parte de los deudores privados tendría efectos inmediatos también sobre los acreedores extranjeros.

Para conocer quién está detrás de las presiones extranjeras, debemos saber quiénes son los bancos internacionales acreedores de esa deuda. Según el informe publicado en marzo de 2011 por el Banco Internacional de Pagos (BIP), los bancos de Alemania poseían el 22% de la deuda externa neta. Les siguen los bancos de Francia con un 20%, los de los EEUU con un 17%, los de Gran Bretaña con el 14%, los de Italia con un 4% y los de otros países de la UE con un 16%. De ahí las llamadas de Merkel, Sarkozy, Hollande, Obama y de la Comisión Europea a los presidentes Zapatero y Rajoy para que priorizasen el pago de la deuda por encima de todo. Quienes llamaban no eran más que los "cobradores del frac".

En consecuencia, el riesgo de impago radica principalmente en el sector privado y no en el público. Siendo así, ¿por qué los acreedores españoles e internacionales están presionando al Gobierno para hacer reformas, recortes y privatizaciones, como si fuera precisamente en el sector público donde radicara la causa de todos los males? El hecho de que el Gobierno central se haya mostrado dispuesto a avalar y garantizar gran parte (por no decir la totalidad) de la deuda privada de los bancos ha supuesto que el mercado (es decir, los acreedores de la deuda española) hayan enfocado su presión sobre las finanzas públicas, para que estén más saneadas que nunca, por si finalmente el Estado tiene que salir al rescate de impagos de la banca privada española.

Al avalar deuda privada, implementar restricciones fiscales, promover bajadas salariales, España se encamina a una quiebra de deuda soberana. Según nuestras estimaciones, las necesidades de financiación de las administraciones públicas para el período 2012-2014 se situará alrededor de los 510.000 millones de euros, imposible de financiar en los momentos actuales.

Austeridad o restructuración de la deuda privada

Sólo hay dos procedimientos para restaurar la solvencia de nuestra deuda: o la austeridad, o se implementa una reestructuración ordenada de nuestras deudas. Si, tal como ha optado el gobierno Rajoy, dejamos todo a la austeridad, España saldrá de la actual crisis económica en 25 años.

En 2009 la deuda privada alcanzó, según mis cálculos, el 335% del PIB, récord histórico. En los dos últimos años sólo se ha reducido la deuda privada sobre PIB en un 11%. Siguiendo patrones históricos, la crisis no acabará hasta que no se recorte la deuda privada de manera substancial, y represente alrededor del 100% del PIB o incluso menos. En este caso España si finalmente opta por la austeridad y no por una reestructuración de su deuda privada, necesitará 25 años para salir de la crisis.

Como advierte Willem Buiter, "no tenemos mucha experiencia sobre la voluntad de los electores en tiempos de paz de soportar años de austeridad, crecimientos económicos negativos, y aumento del desempleo, pero eso es lo que se conseguirá, salvo que se opte por una reestructuración de la deuda, pública y privada".

Autor

Juan Laborda

La actual crisis económica ausculta algo trascendental que no se debate en los medios. Se trata del vacío intelectual y del escaso soporte empírico de muchas teorías macro y micro que se imparten en las universidades y se engullen como dogmas de fe. Tras ser economista y estratega jefe de varias entidades financieras, alguien ha tenido la ocurrencia de ponerme un blog; con él aspiro a irrumpir en los cafés, las facultades y las porfías entre enemigos reconciliables para evidenciar las carencias de las teorías dominantes.

Suscripción RSS

Top 3 Comentarios más votados

  • #6 Pio

    Unos cuantos banqueros a la cárcel en enero de 2012 y asunto arreglado.

  • #7 JoseGil

    Buen articulo, pero no le van a permitir decir abiertamente esto en un medio de...

  • #9 ciudadanosmedio

    Sociedad gestion temporal de arrendamiento, sin perder la entidad la propiedad...